Compartir

La Gran Vía permanecerá abierta al tráfico de no residentes hasta Junio, de acuerdo a lo que han rectificado desde el ayuntamiento de Madrid y es que José Manuel Calvo, delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, rectificó la información que dio el día de ayer, referente al próximo cierre de la Gran Vía que se realizará en Junio del 2018 y no a partir de diciembre como lo anunció ayer.

Explicó que primero se activará el mismo dispositivo de circulación de la navidad pasada el próximo diciembre y culminada estas fechas, llegarán las actuaciones destinadas a ampliación de las aceras, donde se irán anunciando los cortes oportunamente y en Junio entrará en vigor el “Área Central Cero Emisiones”, ejecutándose así el cierre de la Gran Vía para restringir el tráfico a los no residentes.

Calvo explica que la ampliación de las aceras para el peatón deben ir de la mano y coordinadas con las obras en las aceras que se iniciaran pasada la época navideña. Así mismo, el cierre definitivo al tráfico de no residentes aguardará hasta Junio del 2018 con el arranque la APR de Centro en el marco del “Área Central Cero Emisiones”.

La Gran Vía permanecerá abierta al tráfico de no residentes para navidades

Ante la prensa, el edil hizo énfasis en que no se trata de una peatonalización integral e informo que el Ayuntamiento tiene el objetivo de unir en cierre al tráfico de no residentes en Navidad a las restricciones en la circulación que vienen dadas por los trabajos de ampliación de aceras en la Gran Vía, donde habrá un carril menos durante el desarrollo de las mismas.

En la medida en que se definan las restricciones, se irán comunicando a la ciudadanía; así mismo, los problemas que afecten al tráfico, se van a ir anunciado según vayan avanzando las obras de ampliación en la Gran Vía previstas posterior a la navidad y sin que ello se relacione directamente con la gran APR prevista para el mes de Junio.

De hecho, la ampliación de las aceras cuyas obras  arrancan apenas culminen las festividades navideñas estiman que se extiendan unos 10 meses y para cuando culminen, ya estará andando el cierre de tráfico en el interior de la Gran Área Central Cero Emisiones.

Las metas del Ayuntamiento con estas acciones son erradicar el tráfico cuyo origen y destino no es el centro, regenerar el centro urbano con un nuevo concepto de movilidad donde la prioridad es para el peatón, los ciclistas, los vehículos de baja contaminación y el transporte público.

Como novedad, para Junio 2018 no habrá calles abiertas al tráfico, incluso tampoco en la Gran Vía, lo que supone la desaparición de calles de libre circulación y plazas azules.

No obstante, se permitirá el acceso a propietarios de plazas de aparcamientos de uso público, vecinos, invitados, VTC, servicios y transporte público, vehículos 0 emisiones, motos solo en el día, coches de personas con movilidad limitada, transporte colectivo, vehículos comerciales, de mercancías e industriales con posibilidad de extender horario a los menos contaminantes.