Compartir

Por haber pasado la noche afuera de las puertas del edificio, tuvo que ser atendida por hipotermia.

La señora de 99 años que fue deshabitada de su casa el lunes pasado en Ponzuelo de Alarcon, ha suplicado que le permitan recoger su ropa y enseres que se encuentran dentro de su vivienda, ya que ha asegurado que no tiene “ni ropa” ni “nada” que ponerse encima.

Ahora dicen que hay que ir al juzgado para que abra. No hay derecho. No me dejan coger mis cosas porque fueron cerrajeros y cerraron”. Fueron sus declaraciones a Europa Press.

Agrega luego unas inquietantes declaraciones: “Voy a pasar el día en la calle. Tengo muchos amigos, pero no quiero la casa de ninguno. Me quieren llevar a un hotel o una residencia. Pero yo digo que me dejen en la calle, que me muera. Lo que quiero es que me abran la puerta y quedarme en mi casa”

Tras ser atendida por un médico forense, se le diagnostico con principios de hipotermia, no obstante, después de ser atendida en el Hospital Quirón, solicito ser dada de alta voluntariamente y pudo lograr pasar la noche en casa de un amigo.

El Ayuntamiento socorre a la recogida y acopio de sus muebles y demás objetos mobiliarios

El abogado que lleva el caso, Jesús Laborda, ha declarado a Europa Press que el Ayuntamiento le ha ofrecido la ayuda de poder brindarle almacenamiento de sus muebles y un deposito en un local de forma gratuita junto a una plaza en una residencia.

Cuando se originó el desalojamiento el lunes pasado, la señora confirmo que su nieto vendió la casa “sin su consentimiento”, dejándola a ella sin dinero alguno.

El 11 de julio de 2017, se celebró el juicio contra el nieto de la afectada por un delito continuado de estafa y alternativamente un delito continuado de apropiación indebida. Pero finalmente, quedó absuelto.

El nieto de la señora afectada fue a juicio en Julio de 2017, por los delitos continuados de estafa y apropiación indebida, pero posteriormente quedo indultado.

Después de esto, la señora de 99 años denuncio que su nieto no le había dejado “ni para comprar el pan”.

Después de que si nieto, según las palabras de la denunciante, se quedó “con casi 2 millones de euros” de su abuela, después de la venta de sus propiedades más 420.000 euros de la venta de su dúplex en Pozuelo.