Compartir

La renovación y construcción del Colegio Blas de Lezo ha traído muchas complicaciones, ya que son cientos de niños los que han tenido que ver clases sin un lugar para el recreo y con un alrededor donde abundaban escombros y materiales de construcción.

Sin embargo y a pesar de todos estos retos, una persona hizo posible su edificación y que se lograran todos los objetivos previstos y es el director del centro educativo, Javier Montellano, quien gracias a su extraordinario esfuerzo se ha ganado un lugar en el corazón de los representantes de los niños.

A pesar de esto se ha presentado un problema bastante grande y es que para seguir en el cargo se hace indispensable  presentar ante la Consejería de Educación un proyecto académico que debe ser aprobado por los funcionarios. Lamentablemente el que presentó Montellano fue rechazado.

Este documento es analizado ampliamente por  miembros del caustro, así como por directores de otras escuelas  e inspectores de la región. Luego de un tiempo de discusión le dieron una nota al proyecto de tan solo 4,25 puntos, lo que le imposibilita seguir como director del Colegio Blas de Lezo.

Ante esta situación la misma Consejería se ha excusado afirmando que es un requisito de Ley para seguir en ese puesto, con lo cual fue la normativa la que ha hecho que Montellano no pueda continuar.

El mismo director publicó una nota en la web de la institución donde mostró los resultados del Órgano externo y pidió mucha prudencia en las manifestaciones a su favor. Él sabe que es imposible que revierta esta decisión.

Los padres se han mostrado muy descontentos con lo sucedido

Según los comentarios de uno de ellos, señalan que no juzgan el proceso, simplemente no comprenden cómo pueden despedir alguien que ha hecho posible la creación y edificación de esta institución.

Lo que más preocupa es que aún no hay candidatos disponibles, dejando sumamente perjudicados a los pequeños estudiantes que deben seguir viendo clases para ir aprendiendo.

Como una medida algo drástica los representantes han decidido encerrarse en un aula durante todo un día, específicamente el sábado 22 de junio, ya que coincide con la fiesta de fin de año escolar. Todo esto con el fin de que Montellano continúe.

Lo particular de esta institución es que no es una escuela tradicional, sino que se enfoca en ser un colegio bilingüe por proyectos, sin materias, evaluaciones o textos de guía, siendo un modelo innovador que ha creado un gran impacto en los niños.

Los pequeños estudian a través de apps y entornos virtuales, con lo cual si no existe otro director tendrán que enseñarles las formas básicas de la educación, algo que podría tomarles mucho tiempo.