Compartir

La nueva Ordenanza de Convivencia Ciudadana del Ayuntamiento de Getafe establece como infracciones: patinar fuera del espacio permitido, jugar fútbol incomodando a los vecinos, tirar al suelo basura, chicles o frutos secos, acceder a sitios públicos con autos no motorizados como bicicletas o patinetes y acaparar pistas de deporte o emplearlas fuera del horario estipulado.

Agitar alfombras o prendas por la ventana, regar las plantas fuera de horas permitidas, Insultar, gritar o lanzar petardos, solicitar y consentir servicios sexuales en la vía pública, la venta de accesorios o limpieza de cristales de los coches en los semáforos, hacer graffitis o presentar conciertos de más de media hora en áreas no calificadas con propiedad y el acoso callejero ‘con vínculos sexuales’.

Las transgresiones de la nueva Ordenanza de Convivencia Ciudadana del Ayuntamiento de Getafe, de acuerdo a su gravedad, están estipuladas con multas de hasta €3.000 euros. La reciente ley exige también a los menores de edad, en cuyo caso será de los tutores la responsabilidad legal.

Son tres niveles de gravedad, para infracciones consideradas ‘muy graves’ (consumo de bebida o comida en zonas públicas, picnic, negociar o aceptar servicios sexuales en la calle, practicar juegos en espacios públicos que aturdan a los vecinos, negarse o resistirse a las tareas de inspección del Ayuntamiento), la sanción será entre €1.500 y €3.000 euros. Getafe quiere perseguir a los clientes de la prostitución.

Las infracciones ‘graves’ (conductas vandálicas, causar daños a los árboles o la venta ambulante no permitida), se pagará entre €750 y €1.500 euros.

Finalmente, las infracciones ‘leves’ (utilizar los bancos públicos para prácticas no previstas, insultar intencionalmente, gritar perturbando a los vecinos, lavar verdura o fruta en la vía pública), se cancelarán €750 euros.

Para el Ayuntamiento de Getafe, la finalidad primordial de la Ordenanza que ya entró en vigor el martes pasado, es “cuidar la zona pública como un territorio de convivencia, educación y pedagogía en valores cívicos, igual como en otras localidades europeas”.

Por esta razón, la alcaldesa socialista del municipio Sara Hernández aseveró que “se trata de una ordenanza que pone a Getafe a la altura de otras grandes metrópolis que ya cuentan con ella. El objetivo es ordenar positivamente la convivencia y proteger los diferentes usos de nuestra ciudad para disfrutarla desde el respeto por nuestro entorno y por los demás”.

La Policía Municipal para hacer cumplir la nueva normativa multará las infracciones ya especificadas, sin embargo el Ayuntamiento de Getafe está “consciente que no bastará con el ejercicio de la potestad sancionadora, sino que es necesario las actividades de fomento y prestación social”, por lo que está pensando en aplicar en toda la comunidad un plan de concienciación, así evitará problemas y las consabidas multas.