Compartir

A decir verdad esto era algo que se veía venir. Cierto es que tanto el socio de gobierno de Cristina Cifuentes, Ciudadanos, como la propia oposición, estaban dejando gobernar de un modo bastante tranquilo a Cristina Cifuentes del Partido Popular madrileño.

No solo se estaba comportando de una manera ejemplar sino que al mismo tiempo estaba encargándose de denunciar sin ninguna clase de tapujos algunos casos de corrupción que tenían como protagonistas incluso a personas de su propio partido. Sin embargo, parece que la corrupción es algo muy alargado en las filas conservadoras y también ha salpicado a la propia Cifuentes. Y esto es algo que no solo no van a dejar pasar por alto los partidos de la oposición sino que lo van a aprovechar para desestabilizar un gobierno que parecía iba miel sobre hojuelas.

Quieren que declare ante la comisión de investigación

Esto es lo que ahora pretende la oposición que haga Cristina Cifuentes. Y todo ello tras conocerse que había adjudicado “a dedo” el servicio de cafetería de la Asamblea de Madrid a Villar Mir. Pues bien, esto, que según ella se llevó a cabo bajo la más estricta legalidad, es lo que le puede costar bien caro a día de hoy.

El próximo 2 de junio es cuando tendrá lugar la comisión de investigación y el PSOE como Podemos quieren que se presente y declare. Eso sí, el principal escollo con el que se van a encontrar es que ella se niega rotundamente a declarar a no ser que se lo pida un juez ya que considera que no tiene nada que aportar a las decenas de causas que ya hay abiertas por casos de corrupción en las filas del Partido Popular. Habrá que ver hasta qué punto esto puede afectar la buena marcha que llevaba su gobierno hasta este momento.