Compartir

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha escrito una misiva al rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Javier Ramos, en la que ha renunciado formalmente al máster de dudosa procedencia cursado en 2011-2012 y no se ha planteado dimitir por causa de la polémica creada.

También pide disculpas si alguien se ha sentido ofendido por las “condiciones flexibles” que le permitió la universidad para cursar la titulación.

En el escrito insiste que no ha cometido ninguna ilegalidad y ha cumplido con todos los requisitos exigidos por la universidad, a quien culpa de cualquier ilegalidad que pudiera haber. Sin embargo, reconoce que la obtención del título “se vio afectada, al parecer, por diversas irregularidades administrativas”, totalmente ajenas a ella pero que han dado lugar al cuestionamiento.

Recuerda al rector que posee el correspondiente título, así como todos los certificados acreditativos de pagos de tasas y de las calificaciones de cada una de las diferentes materias, sellados y validados por la universidad.

La Universidad Rey Juan Carlos, ha decidido abrir una investigación interna para esclarecer lo sucedido

La dirigente indicó que cursó en el máster, porque inicialmente se encontraba en condiciones para hacerlo con plena dedicación, una circunstancia que se vio alterada cuando fue nombrada delegada del Gobierno. Logró seguir cursándolo, gracias a que la universidad  le permitía “unas condiciones flexibles“, a pesar  de tener obligaciones que le impedían seguir el mismo régimen académico que el resto de los alumnos.

Cifuentes reconoce que hay personas que consideran que los requisitos establecidos “no fueron suficientes” así como que hay otros que piensan que su esfuerzo no fue equiparable. “Yo eso no lo puedo saber ni comparar, sólo digo que los requisitos que se fijaron yo los cumplí”. Asimismo, manifiesta que si la Universidad no le hubiera planteado esta posibilidad sencillamente no lo habría cursado.

Aclaró que ese estudio no le ha otorgado ninguna nueva titulación, porque su Licenciatura en Derecho se correspondía con el nivel de máster exigido en el MECES. Igualmente para el año 2011 ya contaba con una especialización en Administración Pública.

La presidenta madrileña ha reiterado que sobre la mesa hay una moción de censura por parte del PSOE, “un mecanismo parlamentario perfectamente legítimo” y que si el partido naranja decide finalmente apoyar, deberán ser ellos los que den explicaciones de por qué en la comunidad acabará gobernando la izquierda.

Por otra parte la oposición insiste que Cifuentes debe renunciar y darle una llamada de atención al presidente Rajoy para que no la siga encubriendo, La izquierda consideran la renuncia del máster como una confesión de culpa.

Con el caso en manos del Ministerio Público, Cristina Cifuentes ha pedido la práctica de diligencias en la querella y espera que la justicia aclare todo.