Compartir

La sede de Vox Madrid sufrió ataque

Con los ánimos caldeados después del 28 de abril, una nueva agresión de parte de grupos irregulares tuvo lugar en la sede nacional del partido Vox en horas de la noche de este jueves, cuyo saldo de daños materiales arrojó varios cristales rotos en el primer nivel de las instalaciones.

Afortunadamente no hubo daños mayores que lamentar, de acuerdo a lo que informaron portavoces del partido.

En el vídeo difundido por el partido político se puede apreciar como quedaron sendos boquetes donde antes estaban los cristales de las ventanas, ahora despedazados y esparcidos por todo el suelo, presumiblemente por el impacto de objetos rígidos utilizados con mucha fuerza.

Este es un nuevo ataque que sin duda ha sido aupado por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, de acuerdo a lo que denuncia Víctor González de Coello como Vicepresidente primero de la tolda política Vox, el cual vincula con la “alerta antifascista” que ha sido responsable de otras agresiones antes.

El dirigente de la tolda política, no duda en señalar que pese a que desde Podemos se les ha señalado de Racistas, Populistas y Extremistas no notan o prefieren ignorar que es su partido el que aboga por una emigración bien organizada, tienen la mejor memoria económica que se haya presentado y son sus seguidores quienes sufren de agresiones.

Esta ha sido una campaña para Vox, llena de incidentes muy lamentables donde las agresiones y el acoso hacia sus simpatizantes han sido recurrentes.

Destacan unos hechos en particular por su envergadura, los ocurridos durante el evento pre electoral a escasos días de dar inicio a la campaña que se llevó a cabo en Barcelona y las jornadas político electorales de Bilbao y San Sebastián; en todos ellos fueron agredidos los seguidores de Vox por parte de grupos muy radicales, a tal punto que se necesitó la intervención de los Mossos y la Ertzaintza.

Este tipo de acciones tan radicales y frecuentes ha llevado a figuras prominentes del partido político a denunciar y señalar que es insuficiente la vigilancia por parte de los funcionarios policiales.

El clamor es que los dispositivos desplegados sean reforzados en cada mitin o concentración de tal manera que tengan la capacidad de poder disolver de forma rápida cualquier manifestación de este tipo, con alto nivel de agresividad cuyos participantes ponen en riesgo permanente la seguridad de los simpatizantes de Vox.

Se trata de grupos formados por centenares de personas con ánimos de acosar y acabar con todo acto político que organiza este partido, que han demostrado en reiteradas oportunidades su carácter extremista y altamente agresivo, olvidando que la expresión política debe llevarse a cabo en libertad y que los simpatizantes tienen derecho de asistir y apoyar sin ser heridos ni dispersados.