Compartir

Lavapiés se convirtió en un resort vacacional y es que tan cruda es la realidad como parece, que se manifestó el pasado jueves la red Lavapiés, ¿dónde vas?, la cual se aprovechó de la celebración del Día Mundial del Turismo con el fin de denunciar que “ninguno de los inmuebles turísticos que se encuentran ubicados en el distrito Centro son legales, por lo que el Ayuntamiento de Madrid tendría que clausurarlos”.

Siendo esta una denuncia figurativa y  literalmente, ya que en la rueda de prensa que se organizó en la Plaza de la Villa, se comenzó una campaña para difundir un modelo de denuncia el cual lo podría utilizar cualquier vecino/a que resulte afectado debido a la actividad que suponen los inmuebles turísticos.

Una de las integrantes de Lavapiés, ¿dónde vas?, explicó que la denuncia específicamente es contra las 18 edificaciones que se dedican parcial o íntegramente a alquilar los pisos turísticos, los cuales resultan ser ilegales.

Asimismo, indico que pretenden desmentir aquellas falsedades que se han ido creando; la primera, por parte del Ayuntamiento, el cual supuestamente no cuenta con las herramientas precisas para reprender y clausurar estos inmuebles, cosa que resulta ser completamente falsa, ya que no se necesita una regulación concreta, ya que al basarse en la Ley, específicamente en  la normativa del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid del año 1997, donde básicamente todos los inmuebles turísticos que no son tradicionales no cumplen las normativas, de modo que actualmente son ilegales.

Pez 21, uno de los edificios que ya no se convertirán en apartamentos turísticos

Capitalización de las tradiciones

De igual manera, para otra de las integrantes de esta red contra la gentrificación, señaló que la especulación o lo que es lo mismo, el aumento desmedido de los alquileres, se encuentra echando a los vecinos debido a la capitalización de las tradiciones que estos poseen. De acuerdo a sus antecedentes, el barrio de Embajadores cuenta con más de 3.000 inmuebles turísticos y, una gran cantidad de ellos, se encuentran siendo explotados por fondos de inversión los cuales consideran que los barrios de Madrid son una fuente de beneficio solo para unos cuantos.

De acuerdo a un miembro del sindicato de Inquilinos de Madrid, el turismo masivo del Centro de Madrid, resulta ser una expresión realmente delicada acerca de un fenómeno que es realidad mucho más extenso, la financiarización de inmuebles dentro de la Comunidad de Madrid, donde únicamente, en el barrio de Lavapiés, el alquiler de los pisos turísticos se incrementó alrededor de 18% y dentro del mismo periodo alrededor de toda la provincia, los alquileres han aumentado un alarmante 16%.

De la misma forma, comentó que estos datos expresarían “un máximo histórico”, ya que jamás dentro de la larga historia de la ciudad de Madrid, un alquiler ha tenido un costo tan elevado, no solo en euros sino también en porcentaje de salarios.