Compartir

Los escolares que fueron acosados hace más de un año en el distrito madrileño de Villaverde, pronto se mudarán del lugar junto con sus familias; cambiarán de residencia por temor a posibles represalias y  nuevos ataques por parte de los familiares de los adolescentes detenidos por el acoso.

El pasado 15 de diciembre la Policía Nacional detuvo a 15 jóvenes menores de edad entre 14 y 16 años y quienes han sido señalados de acosar a dos hermanos, también menores de 13 y 15 años, en el instituto Juan de Villanueva, situado en la calle del camino Viejo de Villaverde, así como en la calle.

La madre de los afectados expuso que los problemas comenzaron hace un año y cuatro meses, cuando un grupo de compañeros, más de 20 y otras personas amenazaban, vejaban e insultaban a sus hijos tanto en el interior como a las puertas del colegio.

Los implicados dice son muy ofensivos y agresivos, se meten con todos los que encuentran a su paso. Sus familias están desestructuradas y no tienen valores.

Según explica desde el primer momento, informaron a los responsables del instituto las situaciones de acoso pero no hicieron nada. Los padres de los acosadores no enviaron a sus hijos durante unos días, pero después cuando regresaron el bullying continuó.

El docente acusado de abuso sexual, se enfrenta a una posible sentencia de 69 años de cárcel

Igualmente solicitaron al centro educativo que sus hijos salieran una hora antes, hasta perdían una clase e incluso firmaban justificando la salida, con el fin de evitar que se encontraran con los acosadores. Sin embargo, los agravios no pararon.

La progenitora describió que sabían la dirección y teléfono de su casa

En las redes sociales los ofendían y amenazaron de muerte al hijo mayor, así que hace más de un mes que sus hijos no van a clase, quisieron cambiarlos de colegio pero no lo consiguieron. Asistieron al Servicio de Apoyo a la Escolarización de la Comunidad de Madrid, que les solicitó un informe para justificar el cambio y activar el Protocolo de Actuación contra casos de Acoso Escolar.

Le negaron la información en el instituto, por eso la madre está muy molesta con su postura, ya que  dice que ellos sabían del problema y hasta la fecha no actuaron. Mientras tanto las autoridades niegan conocer los hechos.

Fuentes de la Consejería de Educación destacaron que los primeros indicios registran que los hechos no sucedieron dentro del colegio y en la fecha señalada por las víctimas, estas no acudieron al mismo, ya que a uno de ellos lo habían expulsado, y el otro tenía un gran número de inasistencias justificadas. Asimismo la mayoría de los detenidos no eran alumnos ni compañeros de clase, sólo dos de ellos.

Finalmente las investigaciones iniciales indican que no se trataría de un acoso escolar; todavía se esperan respuestas de las autoridades.