Compartir

No hay duda de que los tiempos cambian. Y lo hacen no solo en algunos campos como el de la tecnología sino también en todo lo que tiene que ver con las costumbres y las tradiciones. Y Getafe es un buen ejemplo de ello. Más que nada porque lejos de seguir todos los convencionalismos impuestos desde hace años, ha pensado una alternativa para las personas que quieran ejercer su laicismo sin ninguna clase de problema. Por ello han instaurado lo que se ha dado a conocer como bautizos civiles.

Pero, ¿qué es un bautizo civil?

Evidentemente, estos bautizos civiles no son ninguna clase de sacramento autorizado por la iglesia. Es más, desde su misma concepción se considera como una alternativa a esa opción diseñada para aquellas familias que no quieran que sus hijos lo reciban.

De esta manera, la población madrileña, a través de los representantes legales pertinentes, dará la bienvenida a estos recién nacidos sin necesidad de pasar por ninguna clase de rito religioso. Algo que se ha celebrado con mucho entusiasmo por todas aquellas personas que practican el laicismo del estado español pero que, como no podía ser de otro modo, no ha gustado tanto a aquellas personas que profesan la fe de una manera incondicional.

Porque a pesar de que todavía no se ha pronunciado, desde diversas fuentes del consistorio getafense, están convencidos de que no tardarán en criticar esta medida. Una medida que, sin embargo, no choca para nada con los sacramentos de la fe cristiana ya que más que un rito es un proceso a partir del cual Getafe, como población, da la bienvenida a esta nueva persona que desde el mismo día de su nacimiento va a pasar a formar parte de una comunidad establecida no teniendo que ser así en el caso de la comunidad religiosa.