Compartir

Toda vez que el fuego fue extinguido, queda hacer el balance y aunque para muchos son únicamente hectáreas calcinadas por el fuego que hay que ponderar, para José y su familia son las 50 colmenas que quedaron carbonizadas en las laderas de la carretera que va de Cadalso de los Vidrios a Cenicientos.

Su hijo quien recorrió la propiedad comprobó el estado en que quedaron. No se pudo hacer nada debido a que gran parte de las cajas de las colmenas eran de madera.

Hasta 300 litros de miel producían las abejas y que era vendida a 7,5 euros el kilo. Los insectos habrán de ser reubicados en otro lugar porque el fuego acabó con su alimento. El joven relata que “su padre está muy afligido, sobre todo porque tenía 20 colmenas nuevas”. Además, no será el único que exija una indemnización al Gobierno regional ya que la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos pidió se declaren las 2.183 hectáreas arrasadas por el fuego como “zona catastrófica”.

Emma Serrano y Daniel Chamazo casi pierden en Cadalso de los Vidrios su hípica. No olvidarán la noche cuando los habitantes de la población madrileña vivieron ese terrible momento que se produjo a las 17.30 horas del viernes para el sábado. La solidaridad de los vecinos permitió que los dueños evacuaran 16 caballos y un millar de corderos en sus remolques, camiones y furgonetas.

Antonio Moreno, otro agricultor afectado se quejó de cómo las autoridades gestionaron el incendio. “Es vergonzoso que un símbolo como la Peña se haya consumido”.

La irrupción de los bulldozers para cortar el paso al fuego y abrir terreno, destrozó algunas fincas, pero fue necesario para evitar una tragedia. En el contexto se observaban plantaciones totalmente arruinadas e invernaderos derretidos por la temperatura.

La asociación UPA Madrid denunció la pérdida de cepas de vid principalmente la variedad de Albillo Real. Javier García miembro de la bodega Cuatro Monos, explicó  que se requerirá de tiempo para evaluar los daños sufridos en  la planta.

Las llamas afectaron igualmente a medio millar de almendros según UPA. Los especialistas hablan de un incendio intenso, aunque la Comunidad de Madrid guarda la esperanza de que el daño forestal no sea grave y el área se recupere rápidamente.

Por el momento las Consejerías de Medio Ambiente y Presidencia evalúan declarar la zona como catastrófica.  La  responsabilidad recae sobre ambas y será el Estado quien conceda o no dicho estatus.

Como se recordará recientemente los ayuntamientos de Cenicientos y Cadalso de los Vidrios han reclamado a las administraciones que aceleren los trámites de las ayudas y los trabajos de limpieza causado por los daños del incendio ocurrido a finales de junio y que afectó a más de 2.000 hectáreas.