Compartir

Desde que comenzaron las altas temperaturas de este verano, la Comunidad de Madrid ha sido azotada por doce incendios.

Sin embargo, se ha observado que la superficie quemada  en comparación con el verano del año pasado ha bajado en un 80%. De 218 hectáreas afectadas en 2017, pasaron a 43 hectáreas este año.

De esta manera lo refleja el primer balance del Plan Informa 2018, que expuso el Presidente del gobierno madrileño, Ángel Garrido, en el acto efectuado en el pantano de San Juan.

A pesar de la mejora notable en los datos suministrados, ha advertido no “bajar la guardia” y es necesario seguir aplicando medidas preventivas y estar alerta para evitar cualquier indicio de peligro, debido que aún están presentes las condiciones favorables de riesgo, como son las elevadas temperaturas mayores a 40 grados ºC y la humedad menor al 30%.

Los incendios en Madrid han descendido en un 80% este verano

Este año la campaña de prevención y extinción de incendios, cuenta con una flota de más de 4.700 efectivos preparados con 507 vehículos, cien autobombas y nueve helicópteros. El dispositivo se puso en marcha en el mes de junio y se tiene previsto mantener hasta el 30 de septiembre, con la posibilidad de extenderla un mes más, dependiendo de las circunstancias que se puedan presentar.

Adicionalmente como parte del plan de prevención,  se ha realizado la limpieza de unas 2.900 hectáreas que por motivo de las pasadas precipitaciones en primavera, la vegetación creció considerablemente, lográndose despejar hasta los momentos de casi el 40% de la vegetación mediante el empleo del pastoreo.

Garrido recalcó la importancia de la cooperación ciudadana para combatir los incendios, y exhortó a los madrileños a avisar rápidamente a través del número 112, ante la sospecha de que esté ocurriendo cualquier tipo de incendio, al fin de evitar su propagación.

Desde la Delegación de Gobierno madrileño recuerdan que más del 90% de los incendios forestales conocidos, de debieron a la mano humana.

Según información del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) del Instituto Armado, un 40%  fueron quemas accidentales o por actos de negligencia y otro 30% provocado intencionalmente.

Cabe recordar que el último acontecimiento forestal de gran envergadura, se generó en agosto de 2012, en el Robledo de Chavela. Un incendio intencionado que destruyó más de mil hectáreas y que hasta la fecha aún son visibles las consecuencias del mismo.

Por el momento quedan terminantemente prohibidas las hogueras en áreas verdes y acampar en zonas no autorizadas. Se recomienda a la ciudadanía prescindir de la exposición a los rayos del sol en horas intensas del día y mantenerse suficientemente hidratado.

Así mismo llamar al 112 ante cualquier urgencia.