Compartir

De acuerdo a los datos que maneja la Consejería de Medio Ambiente de Madrid, han aumentado de forma preocupante los ataques de lobos y de perros salvajes al ganado, de acuerdo a lo relatado por el alcalde de Garganta de los Montes, Rafael Pastor, los lugareños temen por su seguridad y la de los niños, debido a lo cerca del pueblo que se han producido los últimos ataques.

Con el aumento de un 34% de los ataques de lobos al ganado, prácticamente uno por día, la situación para los ganaderos es inaguantable y además consideran que la cantidad de manadas de lobo Ibérico en la zona es mucho mayor que las supuestas tres que reportan algunos expertos que hay en la región.

Estos animales estuvieron en peligro de extinción hace más de cuatro décadas y hoy gracias a un intenso trabajo de recuperación existen unos 3.000 ejemplares en España.

Y mientras para los ganaderos los ataques a su ganado son un evidente problema, los ecologistas celebran la llegada de las manadas en Madrid desde el 2011 donde han encontrado un nuevo lugar para asentarse, lo cual es normal en estas especies según Theo Orberhuber.

lobos en la zona de Madrid

De hecho, los ganaderos se quejan del trámite que deben hacer cada vez que hay que denunciar un ataque de lobos, lo cual implica un papeleo interminable que a la postre no compensa en absoluto lo que recibirán por indemnización, al daño ocasionado directa e indirectamente.

El presidente de Ugama, Alfredo Berrocal, explica que no solo se pierde una vaca (en el mejor de los casos), sino que se deja de percibir otras ganancias a consecuencia de un mismo ataque.

Lamentablemente las zonas ganaderas en la región están muy expuestas a las agresiones de los lobos dado que son extensivas, los ganaderos consideran que es muy poco lo que se ha hecho desde la Comunidad para prevenir siquiera el asunto; además, el valor de las indemnizaciones no alcanza al precio de mercado del animal, ya que para poder reclamar hay que tener el cadáver y muchas veces no se encuentran ni los restos.

La opinión de la Consejería de Medio Ambiente es que este tipo de ganadería expone inevitablemente al ganado a los ataques que le rodean, pero no solo de los lobos, sino que también hay perros silvestres en la región que son responsables de parte de las agresiones; así mismo, aseguran estar trabajando en medidas preventivas consistentes en la colocación de cercados, sistemas de alarmas sonoras y mastines adiestrados para que custodien las zonas.

Luis Miguel Domínguez, ecologista, valora mucho la presencia del lobo ibérico en esta región y considera que es un privilegio que muchos países europeos desearía tener.