Compartir

Los trabajadores madrileños anunciaron hoy una huelga indefinida a partir del 6 de noviembre, ante la “negativa de las empresas a negociar anticipadamente”, anunciaron los sindicatos CCOO, UGT y CGT.

En un comunicado de prensa conjunto, los tres sindicatos explican que la ceremonia de mediación celebrada hoy en el Instituto Laboral de la Comunidad de Madrid, entre la Mesa de Negociación del Convenio Colectivo de Recogida de Residuos de Madrid Capital y las empresas que obtuvieron el servicio, finalizó sin acuerdo.

No había forma humana de llegar a un acuerdo“, dijo Félix Carrión, secretario de negociación colectiva de OCCOO, quien dijo que las empresas sólo quieren reducir los términos del convenio colectivo y que cubre a unos 1.600 trabajadores.

La negativa de las empresas a la hora de avanzar en la negociación lleva a la representación legal de los trabajadores a convocar una huelga indefinida que se inicia a las 07:00 horas del día 6 de noviembre, dice la nota.

Huelga en Madrid a partir del 6 de noviembre

Los contratos de recogida de residuos municipales del Ayuntamiento de Madrid se dividen en tres lotes, uno con la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y el otro con la Unión Temporal de Empresas (UTE) UTRM2, integrada por OHL, Valoriza, Ascan y Acciona, y el otro con la UTE entre Ferrovial y Urb

Según la mesa de negociaciones, que expresa la esperanza de que las empresas abandonen su posición de estancamiento, todavía hay tiempo para continuar las negociaciones.

El Secretario de Negociación Colectiva del OCCOO dijo que después de la falta de progreso en la reunión de hoy, los representantes de los trabajadores “están a expensas de las empresas para convocar una reunión hasta que comience la huelga“.

Si no nos convocan, iniciaremos la huelga y es que según sus explicaciones, los trabajadores no tienen un enfoque exorbitante; sólo quieren mantener vigente el actual acuerdo y mejorarlo en la medida de lo posible; una cierta mejora económica y garantizar puestos de trabajo”.

El dirigente sindical insiste en que las empresas ni siquiera parten de mantener el acuerdo y que lo que esperan es poder aumentar la jornada laboral de 37,24 a 39 horas semanales, eliminar las prestaciones por incapacidad temporal o poner fin a una indemnización de 55 o 60 días dependiendo del tipo de despido, entre otros recortes.

Félix Carrión explicó que la semana pasada, en la asamblea, el 96% de los trabajadores accedió a la huelga indefinidamente si no se llegaba a un acuerdo, Carrión dijo que en este caso, en el que sólo las empresas y los trabajadores están negociando, el Ayuntamiento de Madrid “no se pronunció”, aunque expresó su convicción de que en algún momento dirá algo.