Compartir

Un total de 103 vagones debe desechar el Metro de Madrid por su contenido de Amianto, los mismos han sido puestos en venta para su posterior desmontaje y venta por piezas o chatarra.

El precio aproximado por unidad que deberá pagar el comprador es de 4.000 euros, pero eso sí, sobre este queda la responsabilidad de retirar las unidades, desarmarlas y venderlas; solo tres empresas presentaron oferta para hacerse cargo de los vagones con amianto  y queda por parte de las autoridades del Metro de Madrid someter a revisión  las propuestas recibidas, solicitar las correcciones que sean necesarias para finalmente seleccionar a la compañía que cumpla con todos los requisitos y que además haya hecho la mejor oferta.

Entre los requisitos que deben cumplir las empresas ofertantes, destaca el registro como compañía con riesgo por amianto, que debe estar asentado en la región donde esté domiciliada y la autorización que le permite administrar residuos de alto riesgo; por su parte, el Metro de Madrid informó que estos vagones aparte de ser antiguos, se encontraban en desuso dada la presencia de Amianto en la parte inferior de las unidades.

Quieren vender 103 vagones del Metro de Madrid para chatarra repletos de amianto

Sin embargo, las medidas tomadas para inhabilitar las unidades sobre las que ya se conocía de la presencia del amianto en los componentes eléctricos, resultaron tardías si se considera el caso de un trabajador a quien se le diagnosticó el pasado Junio 2017 cáncer de pulmón debido a la exposición al material toxico, solo después de que se dio a conocer esta delicada situación se abrió el proceso de licitación el pasado diciembre; lamentablemente ya se habla de un probable segundo trabajador perjudicado, mientras que Metro de Madrid ha sido multado.

El Amianto se encuentra presente en algunas instalaciones del subterráneo, las más antiguas, en los trenes de las líneas 1, 6 y 9 y en vagones que datan de más de 30 años; debido a que lo que supone riesgo para la salud es la exposición directa a este material toxico las autoridades han reforzado el protocolo existente e insisten en la ausencia de riesgo para los usuarios del servicio.

Algunos de los vagones correspondiente a los dos modelos que ha usado por años el Metro de Madrid en los que se detectó presencia de Amianto fueron vendidos en el 2011 a Subte, una empresa pública Argentina que ha dicho que retiró de la circulación las unidades, hasta que se les confirme que en efecto hay contenido de este mineral.

El Metro de Madrid aún no ha informado la fecha de inicio de sustitución de las 103 unidades que están en venta y de las más antiguas en general, es un proceso que de hecho debió realizar hace tiempo atrás, dado que hace más de 14 años que se conoce de la presencia de Amianto es algunos vagones.