Compartir

Madrid ha colocado en marcha su plan en contra de los morosos sobre el pago de las rentas de las personas que residen en los pisos que pertenecen a la Agencia de viviendas sociales.

De una cantidad de 69 millones en euros que 9.272 inquilinos adeudaban combinados,  se logró recuperar por parte del Gobierno regional, una cantidad de 34 millones en euros a través de diversos compromisos que 5.544 familias tenían como abono.

Aparte de esto, existe otro grupo de unos 3.007 inquilinos que tienen una deuda de 15 millones en euros, con los cuales se encuentra tramitando un acuerdo que sea amistoso.

Y aún se encuentra una categoría más de personas en deuda, específicamente de unas 721 personas que tienen una deuda general de unos 19,9 millones en euros, con los cuales es primera vez que se realizarán actuaciones de manera urgente que se encuentran dirigidas hacia aquellos que reclaman de manera judicial dichas cantidades y dependiendo del caso, realizar el procedimiento de desahucio.

Madrid es una comunidad que tiene a su disposición un patrimonio que consta de 46.000 inmuebles, entre los que 23.000 se trata de pisos que se encuentran en alquiler y donde los demás son trasteros y garajes.

Tomando en cuenta los datos que son oficiales, una renta media para un inquilino consta de 200 euros al mes, pero a una de tres familias se le hace una rebaja y solo tiene que realizar un abono de 50 euros.

Aparte de que se ofrece la oportunidad de optar por una reducción en las cuotas de dicho alquiler, dependiendo de la situación socioeconómica de la familia, en el caso de no pagar la Agencia de las viviendas sociales ha establecido un protocolo donde reclama la cantidad de dinero mensual, ofreciendo así una facilidad de pago a través del fraccionamiento de los recibos y de los compromisos en el abono que se puedan adecuar a dicha situación económica dependiendo de cuál sea el caso.

También precisan, aparte de poder recuperar el dinero generado por las deudas de los inquilinos, poniendo en práctica el plan en contra de la morosidad se quiere fomentar el cumplimiento de las advertencias por parte de la Cámara de cuentas en Madrid debido a la cifra tan elevada, al igual que para promover un ejemplo a seguir en las responsabilidades por ser arrendatarios entre los que son adjudicatarios de las viviendas públicas.

Se tiene la obligación legal y también moral de parar esta deuda. Son inquilinos que tienen la oportunidad de disfrutar de una condición con muchas ventajas debido al esfuerzo realizado a través de los impuestos que pagan los habitantes, por lo tanto, deben cumplir como mínimo con su obligación en el pago.