Compartir

Todas parecían buenas noticias en España, especialmente la capital, después de pasar 8 semanas de angustia y sufrimiento debido a la pandemia que ha paralizar a más del 80% de las actividades. Así fue como se inició el plan de desconfinamiento, que se anunció que sería en todo el país, aunque algunos especialistas recomendaron no hacerlo en Madrid ni Cataluña.

A pesar de eso la desescalada se llevó a cabo desde el 02 de mayo en varias fases. Al principio sería la fase 0 y dependiendo de cómo marchase la situación se avanzaría al número 1.

Fue entonces cuando la directora de Salud Pública de Madrid emitió un comunicado a las autoridades madrileñas para que dieran marcha atrás a la fase 1.

A su juicio Madrid aún no está preparado para seguir avanzando, teniendo en cuenta que la cantidad de pacientes en unidades de cuidados intensivos es mayor que la capacidad instalada.

Diariamente se producen muertes producto del coronavirus, aunque es mucho menos del tercio que se produjeron en los días más grises.

Este comunicado se lo mandó Yolanda Fuentes a la presidenta Díaz Ayuso, la que después de discutirlo con sus colaboradores más cercanos decidió hacer caso omiso a su posición. Ante esto, Fuentes envió su carta de renuncia, alegando que esto iría en contra de sus principios profesionales.

La misma Ayuso comentó horas después que la decisión de avanzar con la desescalada corresponde netamente a la parte económica, ya que tiene mucha presión por parte de los empresarios y personas en general para que este motor comience a trabajar. Hasta ahora todo sigue en marcha.

Las cifras avalan a Fuentes. Al finalizar la jornada del viernes la ciudad acumula más de 64.300 casos confirmados, de los cuales hay más de 2800 pacientes en los hospitales de la ciudad, y de esos 537 están en unidades de cuidados intensivos. Esto coloca en 37 la cantidad de pacientes que excede la capacidad de las UCI, una de las razones por las que la ex directora rechazó avanzar en el plan.

La funcionaria indicó que el Covid en Madrid es moderado y están a la espera de la evolución de los casos secundarios, específicamente de aquellos que se encuentran en residencias de mayores y casos no oficiales. Los números siguen descendiendo, pero no pueden confiarse de esa manera.

Así que en los próximos días el plan de desescalada seguirá su curso en la ciudad de Madrid y en toda España. La presidenta sabe que Fuentes tenía razón, no obstante seguirá ante la presión que tiene detrás. Esperemos que no haya un nuevo brote, ya que eso podría ser sumamente grave para Madrid.