Compartir

Los aforos están limitados a un 60% hasta el 1 de julio y posteriormente a un 75%. Por ahora, nada de discotecas.

Madrid va paso a paso con la nueva normalidad y por ello las restricciones se mantienen a partir de este 21 de junio, cuando esta fase entrará en vigor la cual quedará a la espera de que se levante el alerta sanitario por parte de las autoridades gubernamentales.

Esta nueva fase de desescalada se ha dividido de la siguiente forma: una que va hasta el 6 de julio en la que se van a mantener una serie de restricciones destacando entre ellas la limitación del aforo en los establecimientos comerciales de un 60%, la otra corre a partir de esa fecha donde la flexibilización permitirá un aforo del 75% en espacios cerrados.

Señalan que ha sido un trabajo en conjunto con las consejerías, lo que ha permitido construir el mejor plan posible que conlleve a la reactivación de la economía, sin que la seguridad de quienes habitan Madrid o la de quienes vienen de visita, se vea comprometida.

Según el consejero de Sanidad Enrique Ruiz, la orden presentada por Ignacio Aguado es totalmente flexible y en este sentido, las próximas semanas y conforme como vaya evolucionando el estatus del covid-19, muchas de las restricciones se irán eliminando.

También señaló que aún queda pendiente por concretar, cuáles serán las medidas de seguridad que se van a tomar, de cara a la próxima apertura de las salas de baile y discotecas prevista a partir del 6 de julio.

En la orden también se ha incluido la reapertura de los parques infantiles en Madrid, con las correspondientes restricciones que permitan para cada niño un espacio de 4 metros cuadrados, sin que estos sean nuevamente cerrados por decisión de los ayuntamientos.

En paralelo se está construyendo el protocolo que va a regir las visitas a residencias de mayores, para que una mayor cantidad de familiares tengan acceso a ellas de forma periódica guardando las debidas medidas de protección. Así mismo se contempla que los internos puedan salir a casa de la familia, siguiendo los protocolos correspondientes.

El aforo en piscinas públicas y de comunidades de propietarios escala del 30% al 50%, pero se debe mantener la distancia física de 1 metro y medio como mínimo, dentro y fuera del agua. Por ahora no se va a permitir el acceso a pantanos y ríos.

Si bien es cierto que la orden no señala específicamente las multas por incumplimiento, la realidad es que está en manos de los ayuntamientos ejercer el control de los aforos y demás restricciones, para aplicar las multas correspondientes a quienes no den cumplimiento.

Por lo pronto el foco de preocupación está en la reactivación del terminal aéreo de Barajas, razón por la que han instado al Gobierno Central a que exija el PCR a los viajeros en sus países de origen.