Compartir

Para intentar detener la crisis que se acercaba en el Consistorio a causa de la aprobación del Plan Económico Financiero o PEF y durante el pasado miércoles, Manuela Carmena convocó a la sede del Ayuntamiento de Madrid, en Cibeles, una reunión urgente a los dirigentes  de Unidos Podemos.

Dentro de los convocados se encontraban Íñigo Errejón, futuro candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid y Ramón Espinar, secretario general de Podemos en Madrid; Pablo Iglesias, secretario general de Podemos y Alberto Garzón, líder de IU.

En este encuentro, que fuentes del Consistorio tachan de “no institucional” a pesar de ser  realizado dentro de la sede consistorial, donde Carmena intentaba desbloquear las circunstancias después de que, el día previo, Carlos Sánchez Mato, su concejal de Economía y Hacienda, de IU, expusiera su total rechazo a brindar apoyo al PEF que estableció Marta Higueras con Hacienda.

De acuerdo con fuentes conocedoras de dicha reunión, la cual comenzó a las 06:00 pm y no duro más de 60 min, Carmena junto con Higueras y Rita Maestre, su portavoz municipal, manifestó ante los asistentes la posibilidad que existía para resolver la situación con Hacienda, incluso también le solicito a Garzón y a Iglesias que la ayudarán para sacar adelante el PEF.

Manuela Carmena, junto a Pablo Iglesias, en una reunión en el Ayuntamiento de Madrid

Iglesias al igual que Garzón (el segundo en menor medida) estuvieron de acuerdo en colaborar para desbloquear la situación y aparte de esto, el líder de IU fue tolerante ante la idea que expuso Carmena sobre que el PEF, “al cual todos se negaron durante la reunión”, debía salir adelante debido a la situación de parálisis económica que presenta el Ayuntamiento.

Asimismo y de acuerdo a fuentes allegadas a los presentes en la reunión, IU solicito a Manuela Carmena que aplazara el pleno extraordinario para aprobar el PEF, que se llevaría a cabo el lunes, “dado que no existía ningún tipo de prisa”; sin embargo, Carmena se negó debido a que existía un acuerdo con Montoro previamente firmado.

A pesar que desde IU era visto como “error político”, debido al “peso simbólico” de la votación y para impedir una crisis de Gobierno, la formación de Garzón expresó durante ese encuentro, que los órganos de dirección tratarían de proponer votar algo diferente al “no” durante ese pleno.

De igual modo, desde IU indicaron que el posible voto negativo de sus concejales no conllevaría represalias.

La coordinadora de IU-Madrid, dominada por el PCE, dentro del cual posee una gran resonancia Sánchez Mato, dispuso que Ahora Madrid votara si apoyaba el PEF, de lo contrario sus concejales no acudirían a votar, cosa que al final no sucedió, por lo cual Mato no defendió al PEF y fue relevado del cargo.