Compartir

Matadero alteró el resultado de un concurso público, incumpliendo así el procedimiento de selección de personal, con el único fin de contratar a su candidata Ana Ara para que cubriera la plaza de gestor cultural, obviando a la verdadera persona que lo había ganado.

La encargada de la programación del centro cultural del Ayuntamiento de Madrid Zoe López y la gerente del equipamiento público Alma Fernández, no cumplieron con un documento de 17 páginas aprobado por Madrid Destino, empresa que negocia los espacios culturales municipales y en donde se explicaba el Procedimiento para la Selección de Personal.

El criterio de contratación prohíbe que se valore cualitativamente la experiencia de los posibles candidatos para ocupar un puesto de trabajo, tal como lo hicieron Fernández y López en su empeño de lograr que Ana Ara venciera en el concurso público. Con esta medida de contratación  buscan impedir que se lleven a cabo fallos arbitrarios como el que se reseña.

El procedimiento explica cómo se valorará la experiencia acreditada para el contrato en la empresa pública: a) Se evalúan sólo las experiencias relacionadas con el cargo ofertado.

De haber dudas, la Comisión de Selección determina cuáles son estas experiencias y para asignar los puntos se tomará en cuenta el criterio temporal de 0.0027 puntos por mes de experiencia certificándose hasta cuatro puntos máximo.

Ambas responsables de Matadero durante el concurso público se interpusieron en tres oportunidades para que Ara fuese la beneficiaria del contrato a razón de €46.000 euros netos y anuales. Pidieron se modificara la valoración de la experiencia que acreditaba a los candidatos.

Las mismas encargadas tenían conocimiento que para ello se exige en un escrito anexo, un informe de selección que documente el concurso público y lo evadieron.

La valoración cualitativa de la experiencia de Ana Ara pasó de obtener un 0,13 a cuatro puntos, ganando sin ninguna objeción el concurso que había perdido antes de realizarse la modificación y cuyas normas de Madrid Destino impiden de manera expresa.

Ana Ara también fue excluida en un primer momento de la primera criba curricular, pero fue agregada al mismo proceso a pedido de Alma Fernández y Zoe López; esta última había exigido que se reevaluaran las entrevistas personales.

Este juicio también benefició a Ana Ara, que el pasado septiembre fue contratada para un cargo similar.

La encargada de Programación y la gerente a través de un portavoz oficial negaron conocer a Ana Ara; pero según fuentes de Madrid Destino en marzo del año 2018 se le había aprobado un presupuesto para su contratación, aunque no se ejecutó por algunas críticas que los técnicos del centro cultural Matadero hicieron. Esta situación motivó que se iniciara de nuevo la convocatoria para el dudoso concurso.