Compartir

En vista de la cantidad cada vez mayor de pisos turísticos en la ciudad de Madrid, el gobierno local viene trabajando en sinergia con la comunidad en aras de proporcionar un mayor control y seguridad policial para estos.

Una de las acciones inmediatas es que el gestor turístico mantenga al día e informado a las autoridades de los partes de hospedaje, en este caso sería a la Policía Nacional, quien llevaría el control al igual que lo hace para hoteles y hostales, de las personas que se encuentran viviendo temporalmente en dichos pisos turísticos.

Esta medida tiene su origen en el artículo 25 de la ley orgánica 4-2015 y su aplicación se ha acordado entre ambas administraciones.

Así mismo ha sido una de las iniciativas promovidas por Dancausa, que apunta a llevar un control riguroso como el que se aplica actualmente en los hoteles, la idea es que estos ocupantes temporales suministren sus datos y se informe de estos a las autoridades junto con fechas de ingreso y de salida y es que para la Policía Nacional es indispensable que quienes rigen estos pisos turísticos comprendan la importancia de la medida y colaboren en el suministro de la información mínima requerida, igualmente este tema no es nuevo, ya ha sido tocado antes en las juntas de seguridad de Madrid.

La transmisión de la información está contemplada que se transmita como lo hacen desde los hoteles, mediante servicios de telecomunicación, recibiéndolas las unidades encargadas de procesarlas desde las comisarías y desde allí se desprenden algunas inspecciones específicas como parte de este sistema de seguridad.

Estas visitas deberían comenzar a realizarse también a estos pisos turísticos, siendo por eso la importancia de que colaboren en incorporarse al sistema de seguridad y control.

Con esta medida, la comunidad también pretende controlar de una vez por todas la gran cantidad de pisos que se conoce que funcionan como alojamientos turísticos no legalizados, los mismo no están dados de alta en el registro de empresas turísticas lo cual hace imposible llevar un control y al respecto, se prevén sanciones una vez quede comprobado por parte de los agentes de la Policía de que el piso se utiliza con fines turísticos, estos deben formalizar la denuncia ante la Dirección General de Turismo regional, con la consecuente sanción del apartamento.

Así mismo prestaran el apoyo necesario a los inspectores cuando se presuma riesgo en la realización de la misma.

Desde el sector hostelero venían reclamando acciones para frenar lo que consideran una competencia desleal mediante la que casi han igualado la oferta de camas.

Estas medidas se prevé que entren en vigencia para el 2018, una vez el decreto sea aprobado, el mismo apunta a que los inmuebles deben de cumplir con los parámetros de piso turístico y frenar la proliferación del uso de viviendas en comunidades de propietario.