Compartir

Según lo que se ha dado a conocer por las autoridades, el octogenario y presunto asesino es un adicto al juego que ingresó a la vivienda de su víctima para hacerse del dinero que este guardaba.

El crimen sucedió en mayo del pasado año, la victima de nombre Mercedes de 84 años fue asesinada de varias puñaladas dentro de su casa ubicada en Fuenlabrada. Un año y un poco más después de estos hechos, la Policía Nacional ha resuelto el caso y desvelado que el autor material del crimen es Rafael, octogenario como su víctima y residente también de Fuenlabrada.

A Rafael se le identifico como un compañero de mesa de Mercedes, cuando jugaban bingo en la localidad.

Según lo informado por las autoridades, el móvil del asesinato fue el robo ya que el octogenario se hizo de 7.000 euros más unas joyas, todo lo cual obtuvo después de haberla torturado y apuñalado hasta causarla la muerte.

Dentro del proceso de investigación la policía fue informada por testigos, de que el mismo día que Mercedes fue asesinada, fue visto el presunto asesino en el bingo gastando mucho dinero el cual se presume que le pertenecía a la víctima.

Ese día dispuso de la cantidad de 3.000 euros para comprar los cartones, un hecho que despertó la atención de una de las personas que se encargaba de la venta de los cartones para jugar el bingo.

Otros de los indicios encontrados que lo señalaban como el presunto perpetrador del crimen, fueron el hallazgo de ropa manchada con sangre de víctima y de dos joyeros que eran propiedad de Mercedes, todo esto después de un año de los hechos.

Todas estas evidencias, más lo que se acumuló en el proceso de investigación, permitió que el juez enviara a prisión al octogenario, un hombre que se dice tiene una fuerte adicción al juego y que al parecer le llevo a cometer homicidio delito por el cual ha sido encarcelado.

La victima de nombre mercedes de 84 fue encontrada en su vivienda el 22 de mayo del año pasado, ubicada en el bajo del número 6, calle de Los Ángeles, Fuenlabrada, misma localidad donde reside su victimario.

El cadáver fue encontrado por sus vecinos, al parecer le hicieron varias visitas de asistencia social cuyas llamadas a la puerta nunca fueron atendidos, esto hizo que se reportara la situación al 091.

Cuando ingresaron a su vivienda, la anciana ya tenía un día de haber fallecido producto de una serie de puñaladas y golpes que recibió por parte de su agresor. Los agentes se percataron de que posiblemente hubo un robo y la investigación quedó a cargo del Grupo VI de Homicidios de la Policía Judicial.

Desde el inicio se sospechaba de personas cercanas a la víctima, debido a que la puerta de la casa no fue forzada.