Compartir

El pasado jueves 18 de enero y durante una reunión celebrada por la Comisión Permanente de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte, ha decidido proponer una sanción grave de 100.000 euros y la prohibición de acceso a recintos deportivos durante cinco años al ciudadano Ignacio Racionero, presunto autor del apuñalamiento de un joven de 22 años de edad que se encontraba el miércoles 17 de enero en los alrededores del estadio Wanda Metropolitano de Madrid, hecho ocurrido minutos antes que comenzara la disputa del partido Copa del Rey entre Atlético Madrid y Sevilla Fútbol Club.

Ignacio Racionero mejor conocido como Nacho El Raciones, de 40 años de edad, fue miembro expulsado del Frente Atlético y llevaba un poco menos de seis meses de haber salido de prisión, tras cumplir una condena de 12 años por diferentes delitos cometidos, entre ellos, implicado por el caso del asesinato de un seguidor de la Real Sociedad, Aitor Zabaleta en el año 1998.

Según fuentes oficiales, el acontecimiento ocurrió sobre las 18:50 horas del 17 de enero en un bar donde suele reunirse los fanáticos del equipo madrileño, ubicado en la avenida de Niza, cercana a la estación del metro de Las Musas, próxima al Estadio Wanda Metropolitano, en el que el joven de 22 años seguidor del equipo Atlético y vestido con camiseta del Frente Atlético, fue agredido y sufrió tres heridas graves por arma blanca en el muslo derecho, el brazo izquierdo y la espalda.

Multa al presunto responsable del apuñalamiento ocurrido cerca del Wanda Metropolitano

Inmediatamente llegó al lugar el Samur y Protección Civil logrando estabilizar a la víctima, seguidamente lo trasladaron en estado de gravedad al Hospital Universitario de La Paz, donde fue intervenido quirúrgicamente.

El Ultra Ignacio Racionero, acusado de tentativa de homicidio, declaró ante el juez del juzgado que el día en que ocurrieron los hechos fue rodeado por varias personas dentro del bar El Rifle, siendo la víctima el primero en atacarlo, por lo que se vio obligado a actuar en defensa propia, del mismo modo afirmó que estaba bajo los efectos de algún tipo de estupefaciente y se sentía muy arrepentido de haber cometido el delito en cuestión, adicionalmente señaló que después de haber cometido la agresión, ingresó al campo del estadio Wanda Metropolitano para ver el partido.

El mismo día en horas de la medianoche, Racionero fue detenido por las autoridades en su domicilio donde vive con su madre, ubicado en el centro de Madrid.