Compartir

La semana próxima Isabel Díaz Ayuso intentará ser investida como presidenta de la Comunidad de Madrid. Así lo anunció la misma candidata del PP quien solicitó a Juan Trinidad del partido Ciudadanos, presidente de la Asamblea regional iniciar entre los grupos representados en el hemiciclo de Vallecas, una nueva ronda de contactos.

La aspirante cuenta con el respaldo de los ‘naranja’, y reconoció que no ha descartado el ineludible apoyo de Vox. Tiene confianza en que no haya problema después del antecedente de pacto entre las formaciones de centroderecha. Indicó que “el texto de Murcia es parecido al de aquí”.

Ayuso explicó que si se lograra esta semana un acuerdo la ronda de contactos podría llevarse a cabo el miércoles o el jueves y convocaría a una sesión de investidura para los próximos 29 y 30 de julio ó 30 y 31 de julio. “La imagen y los intereses de los madrileños es terrible, se pueden ver perjudicados si esto se prolonga”. Recordó que desde la celebración de las elecciones han pasado más de dos meses y el Gobierno sigue sin constituirse.

Con esta táctica el PP tratará de presionar a Ciudadanos y Vox para que se celebre antes del 1 de agosto la investidura y el ejecutivo de la Puerta del Sol  funcione en septiembre. Destaca el partido mayoritario de centroderecha que los dos potenciales socios de investidura han mostrado “predisposición” al entendimiento.

Es imprescindible para Ayuso que se establezca inmediatamente el Gobierno de la Comunidad de Madrid pues actualmente se proyecta una “imagen de inestabilidad e incertidumbre” sobre “el motor económico de España”. Alertó que es necesario crear un equilibrio entre Podemos y el PSOE a nivel nacional mediante políticas autonómicas que admitan defender la libertad de elección, apostar por la economía y bajar más los impuestos.

“Nosotros somos una herramienta con un solo fin: no dejar en manos de la conveniencia partidista la administración de los ciudadanos. Por eso pidió a Vox y al partido ‘naranja’  para que se centren en los motivos que los unen; “más adelante habrá tiempo durante la legislatura de marcar diferencias”, concluyó.

Ninguna reunión se ha convocado entre las partes para mejorar la situación, que ha llevado a una extraña celebración del Pleno de investidura sin candidato. El equipo de Ayuso confía que se reedite en Madrid el pacto a tres bandas logrado en la Región de Murcia.

Allí, Ciudadanos y PP dieron el visto bueno al documento que propuso Vox a cambio del apoyo a la investidura del popular Fernando López Miras, después de que se apartaran algunas exigencias iniciales como la eliminación de la Ley LGTBI. Todavía queda por definir cuál fórmula utilizarán los tres partidos para el acuerdo.