Compartir

Uno de los avisos más surrealistas en la historia del servicio profesional en emergencias tuvo lugar el pasado miércoles. Los médicos del Summa 112 tuvieron que atender en urgencias a dos de sus compañeros de servicio, específicamente en la calle Antracita, ya que por lo visto ambos se liaron a golpes.

El problema es que la bronca fue muy lejos y uno de los involucrados fue herido gravemente, el otro lo apuñaló desde un costado. La trifulca ocurrió aproximadamente a las 23 horas del 26 de febrero en el lugar donde estaban estacionados los coches del Summa 112. El individuo que resultó gravemente herido fue trasladado al hospital 12 de Octubre.

El primer parte médico reseñó una herida profunda en el costado derecho que alcanzó hasta el pulmón, lo que provocó un neumotórax. El otro implicado tenía múltiples traumatismos y su pronóstico es reservado.

Se sabe que ambos son individuos que están sobre los 40 años y que no habían tenido ningún tipo de historial de altercados durante su desempeño como técnicos en emergencias. También está confirmado que la pelea se produjo fuera del ámbito de cualquier actividad relacionada con las emergencias.

Por otra parte, en Summa 112 se hicieron eco de que en ningún momento antes del 26 de febrero hubo alguna otra comunicación relacionada con la conflictividad de los trabajadores, por lo que no se activó el protocolo de actuación y prevención cuando existen situaciones internas en las Instituciones Sanitarias del Servicio Madrileño de Salud.

Ahora que se conoce la situación se ha solicitado la apertura de un expediente disciplinario por falta muy grave. También se ignora qué motivó a la discusión entre ambos implicados o si había algún tema pendiente entre ellos fuera del ámbito laboral.

Se sabe que uno de ellos golpeó varias veces y el otro en su defensa agarró un pinchó y se lo clavo.

Además, en Summa 112 los trabajadores están bajo altas condiciones de estrés y esto ha llevado a la falta de personal para cumplir los servicios; por ejemplo, se señala que hace pocos días, 15 de los 34 trabajadores en un turno faltaron a sus faenas.

Los dos trabajadores implicados son muy conocidos en el área de las emergencias y algunos garantizan que se trataba de profesionales de buen servicio hasta ese momento, estaban inmaculados en sus expedientes desde que empezaron a trabajar en el servicio de emergencia.

No obstante, unos empleados que presenció el conflicto mencionó que quien resultó más herido e inició la agresión con anterioridad había tenido problemas de comportamiento hacia sus compañeros, así como otras incidencias relacionadas con sus servicios. Los profesionales del servicio de urgencia médica de la comunidad de Madrid siguen consternados por lo sucedido.