Compartir

De acuerdo a las investigaciones del CIS y después de las elecciones del pasado 26 de junio, un 9% de los que votaron a favor de la coalición electoral Unidos Podemos, ya no votaría de nuevo por ellos.

Poco a poco se van haciendo visibles las fracturas de la alianza entre las urnas promovida por Pablo Iglesias y Alberto Garzón para llegar a sus aspiraciones electorales mediante Unidos Podemos, alianza que aún no se cristaliza y parece estar lejos de llegar a buen fin con la perdida de votantes que señalan las encuestas.

Lo que se observó en esas elecciones generales de Junio, fue en primer lugar que no pudieron ir por encima del PSOE en las urnas y en segundo lugar, que la alianza perdió un millón de votantes con respecto a Diciembre 2015, nada más y nada menos; hoy de acuerdo al análisis del CIS no son buenas las perspectivas de ésta coalición con miras a otras elecciones, su estimación de votos apenas registra un incremento de 6 décimas mientras que el PSOE saltó cinco puntos.

En reciente publicación del CIS del pasado Viernes, indica que Unidos Podemos es uno de los partidos nacionales que registra mayor cantidad de deserción de votantes, lo cual puede obedecer a que no se logró la comunicación esperada entre los miembros de ambas fuerzas políticas y que los líderes impulsores pretendieron.

votantes en desacuerdo con podemos

Por consiguiente, los resultados de la encuesta muestran la decisión de un 8,8% de los votantes de la coalición Unidos Podemos que participaron en Junio, de no votar al partido morado que lidera Iglesias. Por otra parte, un 15,5% de los que antes apoyaron  la papeleta conjunta, hoy afirman que nunca más votarían a Izquierda Unida, el partido de Alberto Garzón.

Esta situación coloca a Unidos Podemos en la opción electoral que más descontentos ha producido en apenas un año,  donde Izquierda Unida es la que ha acumulado la mayor parte de estos.

En días pasados, Garzón defendía la alianza, mediante la cual difícilmente un partido como Izquierda Unida por sí solo pudiera lograr ser una alternativa de Gobierno, dada la fortaleza del grupo parlamentario del cual han pasado a formar parte. No obstante, hay miembros del mismo partido que no opinan lo mismo como es el caso de Gaspar Llamazares, quien al contrario opina que ésta fusión ha colocado al partido IU como un sub ordinado de Podemos y asegura que están en proceso de disolución, lo que coincide con la visión del CIS.

Por otra parte, hay fuerzas políticas dispuestas a cambiar su papeleta por la de Podemos de cara a futuros comicios, alrededor del 1% de los que votaron al PSOE, mientras un 0,8% de votantes del PSOE y un 0,5% del partido de Rivera, estarían dispuestos a cambiarse al IU.