Compartir

Por cuarto día consecutivo unos 300 manifestantes se concentraron en el sitio donde fue asesinado Francisco D. C. el domingo 19 de marzo pasado, siendo vigilados por agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional.

En el barrio del Pozo del Tío Raimundo la indignación se ha mantenido aunque la intensidad de las protestas ha decrecido luego de tres noches de actos violentos contra los vehículos y las viviendas de los miembros del clan donde hace vida el presunto asesino.

El punto álgido de la propuesta se produjo cuando jóvenes  colgaron un cartel donde se leía ‘Visitas fuera del Pozo’; ‘asesinos fuera del barrio’.

La familia de la víctima hizo un llamamiento a la calma y tranquilidad, pidió a los vecinos que todo vuelva a la normalidad, pues ellos no son racistas y más adelante conseguirán que el clan se vaya pacíficamente por su cuenta. Según el clan de Los Visis llevaba años aterrorizándolos. Explicaron que la mayoría de los relacionados con el homicidio se ha marchado del lugar.

Ya la Policía Nacional ha identificado a varios chicos que participaron en la concentración; algunos eran miembros del grupo Rayo Vallecano Los Bukaneros, quienes se presentaron  en la protesta para apoyar a los vecinos.

Los miembros de colectivos gitanos se reunieron en un centro del Pozo a las 18.00 e hicieron un acto a favor de la concordia. La Asociación Vecinal de El Pozo junto con las demás asociaciones vecinales, ha apoyado a la familia de Francisco todo este tiempo y pidió a las autoridades que detengan al responsable del hecho.

En contacto con responsables del Ayuntamiento de Madrid, la Policía Municipal, la Policía Nacional,  la Junta Municipal y  Delegación del Gobierno; condena todo acto de racismo y violencia, piden calma al vecindario.

El Ayuntamiento también llamó a la paz

Paco Pérez edil de Puente y Villa de Vallecas, solicitó la recuperación de la convivencia, que no se convoque a más protestas y se  deje terminar la investigación, para que los responsables del asesinato paguen por su acto cruel.

Javier Barbero concejal de Seguridad, pidió prudencia y recordó que la Policía Municipal este tiempo acompañará a los agentes nacionales, quienes durante las 24 horas del día actuarán de manera preventiva en el barrio.

Rita Maestre portavoz municipal, dijo que desde el Ayuntamiento harán todo lo posible para que la situación mejore. Reforzarán el patrullaje y la presencia policial porque garantiza en los distritos el efecto de seguridad y eso actualmente es demandado por los vecinos del Pozo.

Manifestó que es muy importante que se responda con seguridad y un gran respeto para todas las personas que coexisten en dicho distrito, evitando caer en discursos xenófobos o racistas.