Compartir

La plantilla del Cuerpo de Policía Municipal de Madrid se ha visto diezmada debido a la prejubilación del  10% de la misma.

Los agentes se acogen a un Decreto recién aprobado, lo cual se los permite, en total son 569 agentes quienes en los próximos meses abandonaran la institución al haber cumplido los 59 años reglamentarios según el Decreto Real mencionado.

El Ayuntamiento argumenta que este personal que se prejubila, no afectará la plantilla de las calles, por cuanto son agentes de más de 59 años que desempeñaban labores administrativas, no de calle, por lo tanto no afectan la seguridad en las mismas,

Por otro lado en el área de Seguridad estaban conscientes del problema que se presentaría con la prejubilación de este personal, por lo que ya tenían prevista una oferta pública de empleo de 714 plazas en lo referente a Policía Municipal y otra ya aprobada de 170 agentes para compensar la falta de funcionarios.

El problema que se presenta es el factor tiempo para la preparación de este personal, que llevaría al menos año y medio, mientras se lleva a cabo el proceso de oposición, prácticas y formación a estar aptos para la calle.

Los sindicatos denuncian que hay unidades que se quedaran en cuadro, como el caso de Usera, que salen 16 agentes, o la Unidad de Atestados donde se van de baja medio centenar de funcionarios.

El sindicato de CSIT Unión Profesional y P.L.A. afirma que la prejubilación de este personal traerá como consecuencia una merma importante en la plantilla de las diferentes administraciones que no han cumplido con sus deberes, sumado a la numerosa pérdida de efectivos de estos pasados años, exponiendo una alarmante situación.

Por otro lado el sindicato CSIF alerta que con un déficit de esa magnitud, los 5000 funcionarios restantes no podrán cumplir con los protocolos y criterios  de seguridad  de una gran ciudad como Madrid

El presidente de APMU, (Asociación de Policía Municipal Unificada) Carlos Bahón considera que algunas unidades y turnos entrarán en colapso, afectando en forma grave el servicio al ciudadano, por lo que la Dirección y la jefatura deberán tomar medidas prontas para readaptar y racionalizar loe efectivos a la brevedad posible, de manera de no  afectar a  los ciudadanos de manera significativa.

Consideran además que cada vez son menos los policías en la vía pública, ya que se viene enfrentando un déficit de 800 agentes, que sumado a los que se van de jubilación en este 2019 de llega a los 1.300, es decir una falta importante, ya que se ha ido cubriendo con agentes operativos las vacantes no operativas.

El Colectivo Profesional de Policía Municipal o CPPM, también dejo escuchar su opinión. Afirma que la Prejubilación a los 59 es una necesidad, debido a que es contraproducente tener funcionarios a los 65 años en activo, pero que esta situación debió preverse y tomar las previsiones de rigor.