Compartir

Julián M., mecánico que trabajó en los talleres del Metro de Madrid desde 1979, reclama a la empresa suburbana 395.602 euros de indemnización por el cáncer de pulmón que le han detectado como consecuencia de su exposición a fibras de amianto.

De hecho, otro cáncer de laringe que todavía arrastra, también lo pudo haber causado el asbesto, explica el abogado del enfermo, Fernando Morillo, quien presentó la demanda ante los juzgados de Madrid, siendo este el primer pleito por caso de amianto contra el Metro.

Según el abogado, lo que pasa en Madrid es alarmante, ya que se ha mantenido esta situación de manera semi clandestina.No es que no hayan tomado suficientes medidas de seguridad, es que no se tomó ninguna.

Primera demanda contra el Metro de Madrid, por enfermedad de trabajador causada por amianto

Así mismo agregó, que Julián manipuló algunos componentes que tenían amianto, sin que la empresa le proporcionara algún tipo de protección. Este es sólo el primer caso, seguramente surgirán muchos más, ya que centenares de trabajadores tuvieron contacto directo con este material.

Pero hoy los trabajadores se preguntan cómo los operarios han corrido un riesgo letal 17 años después de que una orden ministerial, proscribiera el amianto en España.

A Julián M. le confirmaron el diagnóstico del cáncer el pasado mes de diciembre. El Instituto Nacional de la Seguridad Social, notificó a la Inspección de Trabajo sobre el caso, sancionando ésta al Metro de Madrid, con la cantidad de 191.000 euros.

Unos mil trabajadores, según Metro de Madrid, serán sometidos a pruebas de salud para corroborar que no haya ninguna enfermedad originada por el amianto En el suburbano circulan 93 vagones en los que se han detectado piezas de amianto. De acuerdo a lo sostenido por portavoces del metro, el amianto supone el 0,0009% del peso total del vagón y no es accesible a usuarios ni a trabajadores, ya que se encuentra encofrado y señalizado, por lo que no representa riesgo alguno,

Los sindicatos exigieron a la empresa que facilite a toda la plantilla la posibilidad de hacerse radiografías para descartar cánceres de pulmón, y no sólo a los trabajadores que Metro de Madrid considera con riesgo, ya que consideran que todos los trabajadores deben tener derecho a descartar un cáncer.

La empresa suburbana tiene destinado unos 140 millones de euros, para la exclusión del amianto en todo el material móvil, en las estaciones y demás infraestructuras que componen la red del Metro.

Por el momento, se están ocupando a la hora de reemplazar varias piezas existentes en dos tipos de trenes antiguos y entre julio y septiembre de este año, se pondrá en marcha los trabajos de retirada del peligroso metal, en varias instalaciones del Metro.