Compartir

El Gobierno de la Comunidad de Madrid desarrolla un proyecto desde el 2015, para la innovación en el sector educativo, donde participarán como prueba piloto, quince institutos públicos regionales.

El programa va dirigido a la formación en el diseño, construcción, programación y el manejo de un dron, adaptadas a distintas edades escolares y así introducirlos en las nuevas tecnologías que utilizarán en un futuro profesional.

En la convocatoria de ayudas para Proyectos de Innovación Educativa, participan centros educativos públicos de Madrid de nivel Infantil, primaria, secundaria obligatoria, bachillerato y educación de Personas. Así mismo, uno de los requisitos es presentar un Proyecto que beneficie el impulso de nuevos métodos de aprendizaje, impulso a la creatividad, desarrollo de lenguas extranjeras, ayuda de alumnos con necesidades específicas e interés de competencias basadas en el sistema integral de ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas (STEAM).

Treinta y siete docentes en ciencias han sido preparados para esta especialidad, entre mayo y junio para poder impartir el curso a unos 600 alumnos.Escuelas incluyen la robótica educativa en el currículo para desarrollar distintas habilidades

El titular de la Consejería de Educación e Investigación, Rafael van Grieken, manifestó que el programa persigue un doble propósito, optimizar la calidad de la educación, formando a los profesores y dotándolos de herramientas en el área de la tecnología, programación y robótica, de igual manera, motivar las aptitudes e inspiración científica y tecnológica de los alumnos.

En este curso, los estudiantes aprenderán en clase los aspectos básicos del diseño industrial, impresión 3D, componentes, electrónica, y mecánica de vuelo. Para el desarrollo del programa, la comunidad de Madrid realizó una inversión para dotar a los centros educativos de más de trescientos impresoras 3D y unos 1.500 ordenadores.

A partir de una impresora 3D, el alumno diseñará y construirá su propio drone personalizado, aprenderán las bases de programación, calibración y del vuelo dirigido. Además se reforzarán otras capacidades y destrezas personales, como la creatividad, el trabajo en equipo, la comunicación, el sentido de la responsabilidad, la cooperación y el liderazgo.

Estos cursos prácticos redefinirán la manera de enseñar, permitirán captar la atención y motivarán al joven a innovar, generando un provechosos impacto y así no tener la sensación de estar estudiando.

Los programas deberán ser puestos en marcha para el próximo año escolar 2018-2019 y serán estructurados en tres cursos escolares.

El Instituto de Iturralde, Beatriz Galindo en Madrid, Barrio Loranca en Fuenlabrada, Atenea en San Sebastián de los Reyes y Velázquez en Móstoles, son cinco de los quince centros educativos que han sido seleccionados para participar en el proyecto piloto, y a cada uno se le concederá hasta un monto de 50 mil euros, para financiar el desarrollo de su proyecto.