Compartir

Los representantes del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (Codem), van a emprender algunas acciones contra el Proyecto de Ley de Farmacia de Madrid aprobado por el Consejo de Gobierno de la región, que según sus representantes, lo consideran como una intrusión y contravención de las competencias inherentes a los profesionales sanitarios titulados.

Para el Codem, las intenciones expresadas en el anteproyecto es ampliar el rol asistencial de los establecimientos y profesionales farmacéuticos como representantes de la salud.

El proyecto en cuestión incluye la atención farmacéutica a domicilio, permitiendo a las farmacias, (sociedades con ánimos de lucro), trasladarse para prestar atención sanitaria y efectuar el seguimiento a los tratamientos farmacoterapéuticos de los pacientes, una competencia que es atribuida por la legislación estatal, a los médicos y profesionales de enfermería. Esto supone una privatización de los servicios sanitarios, ya que las farmacias tendrán un provecho económico.

Además, también objetan que los profesionales de farmacia dirijan técnicamente trabajos sanitarios relacionados con el área visual, prótesis auditivas, ortopedia, análisis de estudios clínicos y nutrición.

enfermeros contra farmaceuticos

Como primer paso, ya se reunieron con el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, para informarle sobre el desacuerdo del Proyecto de Ley y recordarle los fundamentos consignados en el mes de febrero y que hasta la fecha todavía no han tenido respuesta. Escudero se comprometió a crear un equipo de trabajo y a analizar todos los aspectos que inquietan al sector de la enfermería.

Una de las próximas acciones a seguir por Codem, será el de formar un frente para la defensa de competencias en el que se incluya a todas las asociaciones, sociedades y colegios de profesionales afectados. Así mismo, quieren blindarse de instrumentos legales  para su defensa.

Por su parte, al Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, les resulta complejo asimilar de manera jurídica y profesional que sus representados no puedan realizar seguimientos a los tratamientos farmacológicos domiciliarios, cuando son ellos precisamente los profesionales sanitarios más idóneos y preparados para orientar sobre el uso de los fármacos, además, de que sus servicios están al alcance de toda la población.

Consideran que están fomentando un absurdo debate de competencias desde intereses específicos de un grupo, y que en vez de beneficiar al colectivo sanitario, realmente lo están perjudicando.

En vista de que el Proyecto de ley aún no es definitivo porque falta la aprobación por parte de la Asamblea de Madrid, el Codem va a presentar un documento informativo sobre las razones del conflicto y los incumplimientos contenidos en el texto normativo propuesto. Se conformará un grupo de trabajo con la participación del Sindicato de Enfermería de Madrid (Satse), para acudir la semana entrante a una reunión con el grupo parlamentario de la Asamblea.