Compartir

Fue concedida la medida cautelar por parte del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 7 de Madrid que había solicitado Greenpeace España y a su vez queda suspendida la resolución del Ayuntamiento de Madrid que convenía la moratoria de sanciones en Madrid Central.

Este es el tercer auto emitido después de adoptarse las medidas otorgadas por el juzgado número 24 que requirió la organización Ecologistas en Acción así como el PSOE.

El magistrado coincidió con los argumentos de los primeros fallos, proteger al medio ambiente y la salud como principios que rigen la acción de los poderes públicos, y la exigencia es válida debido a que se obvió la responsabilidad de proteger estos beneficios destacados en la constitución, sin ofrecer otras medidas.

El equipo del alcalde José Luis Martínez-Almeida pretendió suspender durante tres meses las sanciones con el fin de auditar los procedimientos de control de accesos que  fallaron. El juez expresó “la Administración cuenta con los medios necesarios para sanear las incoherencias producidas con la sanción; cree que no es indispensable descartar la eficacia de la zona de bajas emisiones”.

El PP afirma que las obras de la Gran Vía favorecen a los manteros

Como reza el auto “el Ayuntamiento no certificó claramente que Madrid Central haya resultado improductiva para los fines concernientes. La moratoria afectaría al medio ambiente y la salud de las personas. Tres meses son largos e imprecisos para decidir”.

El funcionario reitera que su juzgado resolvió una petición igual contra la moratoria de multas, precisamente el recurso mostrado por el PSOE y es justo ser honesto con esta medida cautelar ante un principio fundamental de seguridad jurídica.

Contra el auto se interpuso una apelación ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Por ahora, el Gobierno municipal estudia la posibilidad de demandar los fallos  anteriores.

Silvia Saavedra concejala de Ciudadanos  presentó una encuesta de 13 preguntas que realizaron a 400 personas en la comisión de la Vicealcaldía, para saber cuál conocimiento tenía la ciudadanía sobre Madrid Central. El rastreo fue ejecutado por el servicio de Línea Madrid a un costo de 4.595 euros, con IVA incluido.

Saavedra presentó los datos que arrojaron lo siguiente: “16,4% de los madrileños tenían bajo conocimiento sobre los dispositivos de acceso a Madrid Central basados en el distintivo de su vehículo, 21,5% tenían conocimiento medio y 62,4% alto conocimiento. La edil piensa que se debe mejorar la exploración pues  el 40% de los madrileños no conoce cabalmente los criterios de acceso”.

Detalló que de los encuestados sólo un 18% estaban al tanto de la aplicación sobre Madrid Central “esto facilita la movilidad por el área y ofrece información sobre los aparcamientos disponibles”. Indicó que el 50% de las personas dedicadas al transporte de mercancías dicen que Madrid Central perturba su trabajo”.