Compartir

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha instaurado la “Tarjeta de Vecindad” como una solución a la venta ilegal de los manteros. Considera que tanto la venta ambulante como cualquier actividad irregular no son deseables, sin embargo, no supone el principal problema en la comunidad.

Carmena ha hecho esta declaración ante los medios, después de su participación en las fiestas de la Virgen de La Paloma.

Ha indicado, que su objetivo es lograr erradicar de una vez por todas, la venta de productos falsificados. Es por ello que el Ayuntamiento les ofrece a los extranjeros una oportunidad de trabajo digno, diseñando una tarjeta para regular la actividad de comercio informal. La idea es atacar la causa, porque detrás de este negocio ilegal hay una fuente, un gran comerciante que les facilita mercancía falsificada a los manteros para que las vendan por las calles.

Manuela Carmena y la “cumbre de Cibeles” que no frenó la crisis en el Ayuntamiento

Igualmente, Carmena defiende la nueva medida interna de la Policía Municipal, como es realizar patrullajes a pie y no perseguir ni hostigar a los vendedores ambulantes, poniendo así en riesgo la seguridad de los transeúntes.

La Tarjeta de Vecindad, consiste en un documento otorgado a inmigrantes en situación irregular, que no hayan podido obtener aún su residencia. Los interesados podrán solicitarla cumpliendo ciertos requisitos; como es ser mayor de 18 años, que lleven residiendo en la capital durante un período mayor de seis meses y que se encuentren empadronado en los sitios establecidos, como los centros de servicios sociales de recursos especializados y en asociaciones respaldadas por el Distrito.

El extranjero que posea la referida tarjeta, podrá disfrutar de los beneficios sociales, de la seguridad social, subvenciones y de otros servicios públicos municipales.

A este respecto, el presidente de la comunidad madrileña, Ángel Garrido, durante la ofrenda a la Virgen, ha defendido la iniciativa del Consistorio de detener la venta ilegal y de asistir a estas personas extranjeras ofreciéndoles una solución.

Por otro lado, los partidos políticos tanto del PP como de Ciudadanos, están en contra de la medida adoptada por la Alcaldesa Carmena.

El portavoz del PP, José Luis Martinez-Almeida, afirmó que la nueva instrucción interna, busca que la Policial Municipal no pueda actuar en contra de la venta ilegal callejera que invade fuertemente las aceras, causando un considerable daño a los vecinos y al comercio de la capital. Piensa que esta no es la solución adecuada para los inmigrantes.

Por su parte, la portavoz del Grupo Socialista en el Consistorio, Purificación Causapié, ha calificado como demagógicas las declaraciones del PP y de Ciudadanos, y los ha exhortado a proporcionar opciones a los manteros y no arrojar mensajes de confrontación ni de xenofobia.