Compartir

En Madrid continúa el ambiente de confrontación debido al segundo día de protesta firme por parte de los taxistas en pié de lucha y en espera de respuestas que llenen sus expectativas con relación al desacuerdo que plantean con respecto a VTC.

Exigen de las autoridades su resolución  inmediata, esta vez alrededor de 2000 taxistas se dirigieron a pie desde Ifema hasta los accesos del aeropuerto de Barajas atravesando carreteras, avenidas y autopistas colapsaron la M11, donde impidieron el acceso de los vehículos.

Todo esto a causando malestar e indignación entre los conductores que se dirigían hacia este aeropuerto y alrededores o como una vía de acceso para llegar a su sitio de trabajo.

Es de hacer notar que fueron los taxistas los que dieron por terminadas las negociaciones con el gobierno regional de Madrid acerca de sus exigencias mediante una Reforma Express que fue denegada, por lo que decidieron iniciar esta protesta.

Ante esta masiva multitud en protesta, de magnitud sin precedentes y formada por los taxistas, las fuerzas del Orden Público y fuerzas de Seguridad del estado que intentaron contenerla no tuvieron éxito, dedicándose a reconducir el tránsito y observar a distancia la marcha.

Los protestantes lograron bloquear la A-2 en ambos sentidos y cuando regresaban de Ifema. Fue allí cuando uno de ellos fue atropellado por un conductor que intentaba pasar y ocurrió el suceso.

Algunas personas afectadas por este gran problema clamaban por la presencia de autoridades que intervinieran para liberar el acceso vial, lo cual no ocurrió.

Podemos apreciar en algunas gráficas como algunas personas que se dirigían a Barajas para viajar se lanzaron  a pié por la vía para poder alcanzar el aeropuerto y no perder el vuelo.

Simultáneamente otra caravana se enfilaba hacia el centro de la Capital por lo que se podía prever el colapso que se aproximaba en Madrid. Esta situación de anarquía molestó a la comunidad que se vio imposibilitada a la hora de desempeñar sus labores habituales y todo debido a esta protesta sin precedentes y de la cual no formaban parte.

A pesar de la gravedad de este conflicto, no se vislumbra de inmediato una solución que lo defina y lo dé por resuelto, algo que luce preocupante debido a que  el mayor afectado es el usuario y por el peligro latente de que esto pueda escalar nuevamente en violencia que nadie desea.

Como en todo conflicto se oyen voces en pro y en contra como es normal, pero hay voces que lucen neutrales y solicitan intervenir para ayudar a encontrar una salida y dar fin a esta confrontación que no beneficia sino todo lo contrario, aquí no hay ganancias sólo pérdidas de tiempo, dinero y energía.