Compartir

Un gesto de amor y bondad emana de quien sufre los embates de ser un inmigrante sin hogar, su nombre Ben, un africano con unos cuantos años en España quien por segundo año aceptó el reto de representar el papel del Rey Baltasar para llevar algo de consuelo a los pacientes del Hospital Laguna.

Se trata de una actividad organizada por Villanueva Solidaria, donde Ben ha accedido a participar con mucho gusto y es que ya se ha hecho tan popular en el Hospital que le reciben con abrazos, cantos y besos por doquiera que pasa personificando al Rey Baltazar.

Su labor como la de otros compañeros en su misma situación es dar un poco de consuelo, cariño y regalos a los ancianos, enfermos y personas solitarias que no tienen donde ir que se encuentran en este centro sanitario; una labor que ya tuvo oportunidad de hacer un año atrás y que le cayó como anillo al dedo.

Este Rey Mago de ocasión, se rebusca la vida vendiendo artículos de segunda mano que consigue en la basura, para después venderlo por Wallapop donde recientemente registró su cuenta y también en el Rastro una vez por semana, aunque aquí a veces le toca correr de la policía. Para Ben, el colaborar con este tipo de actividades es muy reconfortante, es por esoque pidió a la organizadora del evento Begoña Fornés, que le incluyera nuevamente y así sucedió.

Un peculiar Rey Baltasar, sin techo y con una vida dura detrás, que es capaz de brindar amor a ancianos y enfermos

Para Fornés detrás de este peculiar Rey Baltasar se encuentra una persona de mucha calidad humana, que según le ha dicho ha sufrido mucho en la vida y ahora ayuda a hacer felices a personas que quizás no sobrevivan a las próximas festividades decembrinas.

Pero estos reyes magos no actúan en solitario, a su lado y para ayudarles se encuentran seis pajes reales que son familiares de Fornés, quienes muy eficientemente colaboran con todo lo que pueden.

Tanto Ben, el Rey Baltazar, como otros de los reyes magos provienen de la Fundación Luz Casanova, un centro diurno donde las personas sin hogar consiguen apoyo con alimentos, pueden asearse y mantener limpia su ropa y tienen acceso a formación gratuita, el, junto a Abraham y Jaime no dudaron en aceptar la propuesta de Villa Nueva Solidaria.

Así es como estos tres personajes que tienen en común el no poseer un techo donde refugiarse, han encontrado en esta actividad una forma de llevar amor, consuelo, alegría y compañía a otras personas que también lo necesitan y cada uno con su propio estilo, se mete en el personaje que le corresponde y logra arrancar sonrisas y lágrimas de felicidad a enfermos y ancianos por igual.