Compartir

El sindicato de trabajadores de seguridad de Eulen, Alternativa Sindical, anunció la convocatoria de paros en el Aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid-Barajas, desde el 21 de diciembre y podría continuar las movilizaciones hasta el 8 de enero, después de fallar las negociaciones con el Instituto Laboral.

Como medida de presión, los paros parciales incluyen a todos los vigilantes que realizan los controles de seguridad y patrullan dentro y fuera del aeropuerto de Madrid, incluso en sus perímetros.

El sindicato dice que los 300 trabajadores que realizan controles de seguridad, no han recibido de Eulen el pago de un plus de radioscopia de 1,19 euros por hora,  según los acuerdos llevados a cabo durante las primeras negociaciones con el Ministerio de Fomento.

También afirma que la ley de prevención de riesgos laborales se está infringiendo porque a pesar de sus solicitudes, la Dirección de RR.HH de la empresa Eulen, no está proporcionando a los agentes de seguridad que deben permanecer en áreas con corrientes de aire o al aire libre en lugares de frío extremo, la ropa de abrigo necesaria durante ese clima.

Además, el sindicato ha indicado que Eulen junto a Aena, ejecutan un incumplimiento reiterado de la obligatoriedad de la prestación de servicio en los arcos detectores de manera simultánea y no alternativa, tanto para los vigilantes femeninos como masculinos.

Los expertos en tráfico aéreo dicen que la huelga causará inconvenientes a los viajeros, pero no prevén el mismo tipo de caos y colas masivas que se formaron durante una huelga similar hace 18 meses en el aeropuerto de El Prat en Barcelona.

Esto se debe a que la llamada de huelga no incluye actualmente a los oficiales que inspeccionan y realizan el filtro a los pasajeros antes de abordar los vuelos.

Sin embargo, la Alternativa Sindical advierte que no se puede descartar que estos trabajadores se unan a ellos en la huelga en los próximos días, ya que también la empresa Ilunion, quien representa a los oficiales de seguridad, viene incumpliendo  lo pactado con Fomento y los acuerdos firmados con este sindicato durante el preaviso de huelga del pasado mes de agosto.

Un portavoz de Alternativa Sindical informó que el malestar de todos los trabajadores es grande y advirtió que la huelga terminaría si se hacen progresos en el camino y se acuerdan las condiciones que pusieron fin al conflicto en las huelgas del verano 2107 en El Prat, pero asegura que los trabajadores no estarán satisfechos con simples compromisos y palabras.

El sindicato considera a Aena como copartícipe ineludible y responsable de toda la problemática presentada, ya que fue la que adjudicó el contrato a estas compañías incumplidoras que presentaron las propuestas más baratas.