Compartir

La injusta situación que viven los vigilantes que prestan servicio en el Metro de Madrid, ha movido a cuatro de ellos a interponer una denuncia donde señalan que no reciben el pago correspondiente a sus salarios desde octubre.

La denuncia por falta de pago fue interpuesta en el juzgado de instrucción número cinco, donde además advierten que la situación de riesgo que supone para los usuarios el estado de ansiedad y angustia con el que los vigilantes prestan el servicio dadas las circunstancias.

Al parecer, las autoridades del Metro de Madrid estaban al tanto de los problemas de pago de nómina que la empresa SIC estaba presentando y aun así accedió a hacer prorrogas del contrato mes a mes, situación que es reiterativa desde el Julio pasado cuando venció el contrato, en consecuencia y a los ojos de las casi 500 personas que dependen de esto, es tan responsable SIC como el Metro de las faltas de pago de sus salarios.

el metro de Madrid en hora punta

Han sido señaladas dos autoridades claves del suburbano, debido a la ausencia de medidas que están llamados a tomar en estos casos para garantizar el bienestar de los usuarios y del servicio prestado así como evitar o corregir situaciones totalmente irregulares como esta.

Los denunciantes afirman que SIC hace contrataciones temporales a cuyo personal honra sus pagos puntualmente mientras ha dado largas a las reivindicaciones de los trabajadores a tiempo indefinido en cuanto al cumplimiento de los salarios mensuales; por tal razón se mantienen en paro indefinido desde principios de noviembre toda la plantilla incluyendo a los cuatro denunciantes.

Sin embargo, el servicio se presta sin recibir las remuneraciones necesarias para cubrir las necesidades de los vigilantes, lo hacen en principio porque son conscientes de que este medio de transporte es vital y sobretodo ahora, en la temporada navideña, pero exigen se determine si las autoridades del Metro están al tanto de los pagos.

Destacan que la falta de pago de los salarios está contemplada en la legislación como delitos en contra de los derechos de los trabajadores y de apropiación indebida dada la retención de los totales impagados.

Los portavoces de Metro de Madrid aclaran que actualmente están en proceso de negociación de un nuevo contrato de servicio con SIC, por consiguiente son factibles las prórrogas y sin que la falta de pago de los salarios se constituya en una causal para dejar sin efecto el acuerdo; respecto a los pagos afirman que están al corriente y que han hecho lo que está a su alcance en el conflicto.

El SIC promete hallar una pronta solución para regularizar los pagos.