Compartir

La situación política en España no es la más idónea, al menos no como muchos pensaban. Esto puede comprobarse en las diferentes comunidades autónomas, en las que hay disputas por quedarse con el poder.

Un ejemplo es lo que sucedió recientemente en la capital, en la que la asamblea ha echado para atrás la propuesta de bajada de impuestos propuesto por el gobierno local, con el objetivo de mejorar la situación económica.

¿Quiénes rechazaron el proyecto de ley? Todos los partidos de izquierda encabezados por Vox, Más Madrid, Unidas Podemos y el PSOE. Hay que recordar que el actual gobierno está formado por una coalición entre el PP y Ciudadanos.

Esto sorprendió a propios y extraños que pensaban que ya la medida iba a decretarse fácilmente.  Se iban a hacer tres deducciones fiscales al IRPF. Para esto se hizo un gran debate en el que se evidenció las diferencias en los partidos de derecha.

Aparentemente el punto clave que dio marcha atrás a la nueva enmienda son una serie de acuerdos en el que hay mucho dinero de por medio y que aún no se le ha puesto fin. Aquí fue donde todo tomó el curso contrario.

Además de esto unos miembros del ejecutivo anunciaron que no se haría nada hasta que pasara por el Consejo del Gobierno, algo que no se esperaba y que generó polémica en ambos bandos. Fue una puñalada por la espalda.

Así transcurrió la jornada en Vallecas, en el que unos y otros se acusaban para ver quién estaba más erróneo y se alejaban de la finalidad real del día. Dar inicio o fin al proyecto de enmienda. Fue tan solo al final cuando se pudo dar respuesta.

Posteriormente y como una forma desesperada de dar marcha a su proyecto estrella, Díaz Ayuso tomó el derecho de palabra y llamó a la reflexión de ambos bandos para que tomaran en cuenta todo lo que hay en juego.

Según su posición hay muchas familias de todos los extractos que dependen de estas medidas para poder sobrevivir desde el punto de vista económico. Los impuestos suelen afectar a los de menores ingresos y hay que llegar a un equilibrio para todos.

Ella no esperaba que la medida que tanto se había estudiado, trabajado y planificado llegara a su fin de esta manera. Sin duda alguna que su socio de gobierno le cambió los planes por completo.

Queda esperar qué es lo que pueda suceder en los próximos días. Las personas podrán dar su opinión en las calles y en los medios de comunicación. Tal vez los que tienen el poder puedan tomar cartas en el asunto.