Compartir

Dalia Films es la productora de Alguien voló sobre el nido del cuco, adaptada para teatro por Dale Wasserman, y que después de su primera presentación en 2013, el público podrá seguir disfrutando de nuevas funciones hasta el 4 de noviembre, en el Teatro Fernán Gómez de Madrid.

Esta obra está basada en una novela original de Ken Kesey (1962), que fue llevada al cine en 1975, por Milos Forman, y cuyo protagonista en ese entonces fue el famoso actor Jack Nicholson, quien ganó un Oscar por esta película al Mejor Actor. Ahora es llevada a las tablas bajo la dirección de Jaroslaw Bielski, quien también la dirigió hace 15 años en España.

La película estuvo ambientada en un centro mental de alta seguridad, donde es internado un hombre que deberá pelear contra las dictatoriales normas del lugar, y contará con la ayuda de varios enfermos de allí, cada uno tanto o más peculiar que el protagonista. En el instituto recibían malos tratos por parte de las enfermeras, especialmente, de la cruel jefa de enfermeras Ratched.

Vuelve a los teatros “Alguien voló sobre el nido del cuco”

 

Para su director, la sociedad ha tenido transformaciones de todo tipo, por lo que la obra se adapta perfectamente al ritmo de nuestro tiempo, donde muchos se dirigen a una locura desmedida y con mucha frustración sin saber a dónde van, influenciados también por fuerza externas que consiguen manipular a las personas.

Considera que España es un país donde la mayoría de su gente  tiene problemas para enfrentar el estrés y necesitan de medicación para poder dormir y relajarse. Es por eso, que busca mediante el diálogo de la obra, mostrar completamente  las emociones tales como el miedo y las vivencias de cada uno de los personajes que están sumergidos en su locura.

Pablo Chiapella, conocido actor de comedia, será el que dará vida al personaje principal de la obra, el rebelde Randle McMurphy. Bielski lo escogió para que el público vea lo polifacético que es el actor y que no sólo resalta su talento en la comedia.

En esta propuesta se añaden elementos artísticos, teatrales y visuales ajustados a la expresión cinematográfica como son, las proyecciones digitales. Al referirse a la escenografía del manicomio, Bielski afirma que no busca recrear un lugar ajustado a la realidad, sino un lugar simbólico, producto de la mente.

Los personajes en torno a esta obra son personas comunes, perturbadas porque en un momento de sus vidas sufrieron algún trauma, no se pudieron adaptar y no pudieron alcanzar una vida soportable dentro de la sociedad. Es cuando buscan por voluntad propia un resguardo en la institución mental, pero lamentablemente caerán en manos de la particular enfermera Ratched que les hará la vida imposible.