Compartir

Las obras de la renovación de la Gran Vía de Madrid, comenzarán este viernes 9 de marzo y consistirán en ofrecer más espacio a los peatones, ampliando las aceras y reajustando los carriles.

El objetivo principal de este proyecto por parte de Ayuntamiento de Madrid, es refrescar el espacio público, mejorando la calidad del aire y logrando así menos contaminación ambiental. En este sentido, entre las mejoras se incluye la ampliación de la capacidad y permeabilidad de las aceras, la siembra de casi tres centenares de árboles, la instalación de un nuevo sistema de alumbrado LED, se incorporaran fuentes de agua para beber, unas 70 aparcabicicletas y papeleras, así como 33 bancos de descanso.

Las aceras estarán diferenciadas de la calle mediante bordillos, por tanto habrá una plataforma uniforme como fue el planteamiento inicial, ante los riesgos que se les puedan presentar a las personas invidentes. La nueva arteria vial dispondrá de cuatro carriles, dos en cada sentido, asignando los extremos al transporte público y canal para los ciclistas. Las aceras existentes tendrán una ampliación de hasta 3,4 metros, dependiendo del tramo y se construirán adicionalmente seis pasos peatonales.

Ya han comenzado los trabajos de renovación de la Gran Vía

Igualmente se incorporará un nuevo sistema de alumbrado sustentable y de eficiencia energética mediante la instalación de 248 focos con luces LED, además de la instalación  de semáforos con una tecnología diseñada para personas con discapacidad. El mobiliario urbano, entre ellos quioscos, bancos, papeleras y otras estructuras existentes se reubicarán mientras se estén ejecutando los trabajos de renovación de la Gran Vía  y luego serán situados cuando culminen dichas labores.

La Gran Vía formará parte de la nueva gran Área de Prioridad Peatonal (APR) para el distrito Centro, que se pondrá en marcha para el próximo mes de junio, en el cual se restringirá el acceso de vehículos a los no residentes y solo estará permitido para residentes y vehículos que se incluyan en las excepciones, con el fin eliminar el tráfico de paso y resguardar el uso sostenible de las vías, así como, disminuir los niveles de contaminación acústica y atmosférica de dichos espacios, lo que permitirá mejorar la calidad del aire, el paisaje urbano, la movilidad ciclista, peatonal y la accesibilidad universal.

Con un presupuesto que asciende a 5,7 millones de euros, la empresa Ortiz Construcciones y Proyectos, será la encargada de ejecutar la obra.

La ampliación se comenzará en los extremos de Plaza de España y Cibeles y se dividirán en tres tramos desde Alcalá a Red de San Luis;  de Red de San Luis a Callao y Callao a Plaza de España. Según los plazos previstos, se estima que la transformación pueda ser culminada e inaugurada en la navidad de 2018.