Compartir

Cuando hablamos de Madrid, sin quererlo en muchas ocasiones, estamos hablando de historia  de tradición. De lugares que han marcado un antes y un después a sus habitantes. De emplazamientos como los que vamos a ver que se convierten en puntos de obligada visita si se tiene la suerte de estar en la capital.

El Escorial

Se podía haber empezado por muchos sitios pero ninguno como El Escorial. Y es que se podría decir sin miedo a equivocarse que este monasterio reúne todo lo necesario para visitarlo. No solo fue un enclave importantísimo para la monarquía de Felipe II sino que al mismo tiempo encierra muchos misterios en su interior. Por ello pensamos que es imprescindible ir con guía o con algo de documentación.

El Palacio de Oriente

Sin irnos de todo lo que tiene que ver con la monarquía, nos adentramos en el Palacio de Oriente. Un lugar que destaca por su majestuosidad en el que se puede comprobar hasta qué punto la realeza controlaba hasta el más mínimo detalle de sus aposentos. Lugar único con unos exteriores restaurados que son ideales para tomar decenas de fotografías a cualquier hora del día.

Los jardines de Sabatini

Puede ser que Madrid sea un lugar de grandes construcciones. De eso no cabe duda. Sin embargo, también hay sitio para la belleza en su máxima expresión. Los jardines de Sabatini son un claro ejemplo de ello. Un lugar que nada tiene que envidiar a otros enclaves del mismo estilo ubicados en otros países. Un lugar para conectar con la esencia del ser humano y para, porqué no, inmortalizarlo tantas veces puedas imaginar.

Un conjunto de tres destinos a los cuales ir de manera obligada, los cuales, se pueden complementar con otros tantos como pueda ser el Museo del Prado o El Retiro. Y es que Madrid es una de esas ciudades que brilla con luz propia.