Compartir

Muchos han catalogado la sociedad actual como la Sociedad de la Información, y lo cierto es que no es para menos; estamos rodeados de inputs externos con los que interactuamos constantemente en nuestro día a día. Sucede que la información se ha convertido en el bien más preciado de una ciudadanía extremadamente exigente que necesita de este bien para relacionarse con el entorno, siendo la comunicación la vía para dar rienda suelta a cualquier poder de conocimiento. Pero aunque la comunicación haya existido desde los inicios de la historia de la humanidad, cabe decir que, en un momento como el actual, las nuevas tecnologías han dado lugar a nuevas formas de interrelacionarnos que han cambiado cualquier paradigma pre establecido. 

Internet nos ofrece muchísimas posibilidades comunicativas que antes ni siquiera éramos capaces de imaginar. La llegada del espectro digital ha modificado todo lo que antes creíamos conocer sobre comunicación. Gracias a las aplicaciones de mensajería instantánea, por ejemplo, podemos comunicarnos con personas desde cualquier lugar y en cualquier momento, sin importar la distancia a la que estamos las unas de las otras. Y esto supone, sin duda, una de las transformaciones sociales más grandes que hemos vivido en las últimas décadas. 

Pero es imposible hablar de mensajería instantánea sin nombrar a la más conocida y popular de todas ellas: Whatsapp, la líder indiscutible del sector y que apenas necesita presentación oficial. Con más de 1.000 millones de usuarios en todo el mundo, se trata de una app multiplataforma para smartphones surgida en 2009 que permite no solo compartir mensajes, sino enviar y recibir ficheros con imágenes, vídeos, ubicaciones y contactos, así como organizar grupos de hasta alrededor de 250 personas. Pero estas funciones básicas se entremezclan con otras que ofrecen más aplicativos, tanto en la estructura de la propia aplicación como gracias a apps o programas externos. ¿Quieres que te contemos algunos de ellos?

Puedes activar notificaciones personalizadas

¿No quieres contestar los mensajes que tu jefe te envía cuando estás de vacaciones? Aunque no lo sepas, Whatsapp te permite que cambies el sonido de alerta de cada mensaje entrante de forma personalizada para tus contactos individuales, de forma que puedas saber quién te está hablando sin necesidad de leer la pantalla de tu móvil o abrir la aplicación. Esta posibilidad es muy útil en ocasiones en las que estas esperando algún tipo de información o un mensaje de alguna persona en concreto, ya que de algún modo te facilita el acceso a ella sin necesidad de estar constantemente pendiente del móvil.

No obstante, algo que hace un tiempo atrás ya se popularizó en las redes es la posibilidad de desactivar (o activar) los famosos ticks azules que aparecen cuando una persona ha leído los mensajes. Esta función fue muy aplaudida, ya que un sector de los usuarios de esta app criticaba que ello favorecía el control de sus contactos. Ahora es una decisión personal que cada persona puede escoger tener, o no.

Acceder a conversaciones de Whatsapp de otras personas

Una de las funciones más controvertidas del momento, muy querida por algunos y repudiada por otros. Lo que está claro es que la posibilidad de espiar whats es una realidad que puede contribuir positivamente, por ejemplo, a acceder a información que necesitas conocer por algún motivo justificado. ¿Por ejemplo? Saber si el empleado de tu empresa te está engañando con su baja laboral o si tus hijos adolescentes están escondiendo algo perjudicial para ellos. Se trata de una función externa a la app de Whatsapp, es decir, de un portal que se ha especializado en proporcionar esta alternativa a la comunidad virtual para dar respuesta a una demanda muy concreta. 

¿De qué manera se puede conseguir? Muy fácil y eficaz: solo necesitarás el número de móvil de la persona a la cual quieres cotillear y de forma totalmente anónima accederás a su historial de conversaciones. No obstante, si estás pensando en lanzarte a la piscina, antes de hacerlo debes tener en cuenta que este tipo de prácticas pueden atentar contra la privacidad de las personas, por lo que puedes incurrir en un delito si no te informas adecuadamente de cómo proceder y en qué circunstancias concretas hacerlo. Afortunadamente, existen portales especializados que te ofrecen toda la información necesaria al respecto. 

Exportar conversaciones a tu correo electrónico

Esta función está hecha al dedillo para los más nostálgicos, y es que si eres de los que releen conversaciones antiguas por puro placer esto te va a encantar: Whatsapp te permite exportar cualquier conversación a tu correo electrónico para que puedas revisarla las veces que quieras e, incluso, imprimirla en formato físico. También es una idea muy funcional para los usuarios que llevan a cabo algún tipo de control acerca de conversaciones concretas que puedan contener información confidencial, por ejemplo, del ámbito laboral o empresarial.