Compartir

El chef Etienne Bastaits es quien lleva este restaurante ubicado en el barrio madrileño de Chamberí desde 2011

Madrid es la ciudad más habitada y concurrida de España. A parte de ser la capital del país, es popular por ser un espacio repleto de oferta cultural, gastronómica y de ocio, escogida como destino por un gran número de personas que solo quieren perderse entre sus calles. ¿Pero es posible ir a Madrid y encontrar sitios íntimos para cenar?

Atelier Belge es la alternativa que estás buscando. Su mezcla de intimidad, pasión y gastronomía de alta calidad le ha valido para coronarse como uno de los restaurantes mejor considerados de la ciudad por todos aquellos que buscan tranquilidad y poca masificación para pasar una velada junto a aquella persona especial. Vísperas de cumpleaños, aniversario de bodas, Navidad o una cena romántica en un día cotidiano, da lo mismo; se trata de un espacio cálido que mima todo lujo de detalles para que te sientas como en casa a la vez que saboreas una experiencia increíble para que tu paladar saboree una magnífica carta de mucha calidad gastronómica.

Este restaurante se encuentra en el barrio madrileño de Chamberí, en el centro de la ciudad, y es el chef belga Etienne Bastaits quien pone la guinda a su exquisita oferta culinaria. Destaca por su formación en diversas escuelas de hostelería de Bélgica y por su trayectoria profesional en el restaurante Le Saint-Estephe, pasando por otros restaurantes españoles, ingleses y canadienses donde ha podido adquirir conocimientos acerca de diferentes tipos de cocina. Bastaits impulsó otros proyectos en Madrid, donde reside desde 2001, pero no es hasta 2011 que abre las puertas del Atelier Belge. 

¿Y por qué este restaurante tiene algo especial? Porque su carta está especializada en cocina belga y la combina con la cocina francesa y otros toques mediterráneos, siempre con el mayor respeto por la materia prima y priorizando los tiempos de elaboración de cada receta. Es un viaje a los orígenes del chef pero también una mezcla de todo lo aprendido; una fusión entre pasado y futuro para congregar un presente de exquisito sabor. Esto se consigue cuidando al milímetro cada detalle y apostando por el trabajo personalizado, tanto en temas gastronómicos como espaciales.

Una fusión culinaria que no te va a dejar indiferente

Atelier Belge cuida las primeras materias y las cocina haciendo uso de las técnicas de elaboración más precisas e innovadoras del sector. Para ello también se sirve de la elaboración de salsas, ahumados, repostería y panadería propia que aún le añade más valor añadido, porque todo lo artesanal realizado en una misma cocina siempre va a aumentar su calidad. La búsqueda de sabores y texturas diferentes es indispensable en el desarrollo de la cocina de este restaurante íntimo de Madrid. 

Cuando probamos un restaurante por primera vez buscamos que nos sorprenda. Queremos disfrutar de una diferencia y sentirnos especiales en su interior tras probar recetas nuevas que le ofrecen una experiencia diferente a nuestro paladar. Esta es la principal característica de Atelier Belge, que intenta buscar en cada comida un lenguaje propio que consiga transmitir lo mejor de sí mismo. A partir de creaciones propias hechos con productos de absoluta calidad, ofrece platos tan llamativos como croquetas de parmesano con perejil frito y spray de limón o albóndigas de ternera al estilo Lieja con patatas fritas, sin olvidarnos del Foie micuit Bio con alcachofas o la tortilla de patatas deconstruida.

Los postres también son un valor añadido de este restaurante, que también fusiona opciones tradicionales con una acurada elaboración para diseñar alternativas gastronómicas diferentes. Por ejemplo, el Banana Split es una de las opciones más populares, y se trata de un helado de plátano, fresas, caramelo salado, nueces y nata montada; o el Gaufre de Liège, compuesto por un gofre de Lieja con frutos rojos, helado de vainilla, ganache de chocolate y crema inglesa.

Disfruta de este espacio romántico para ti y tu pareja

La intención en todos estos platos es fusionar dos tipos de cocinas tan diferentes como la belga y la mediterránea, la cual está repleta de sabores mediterráneos como el pescado o el marisco. La gastronomía mediterránea se caracteriza por su gran variedad de sabores y su perfecta harmonía entre diferentes tipos de productos que se complementan entre sí para formar una de las dietas más equilibradas y saludables que existen en el mundo. 

El espacio dispone de una decoración cálida y perfectamente diseñada para que te sientas totalmente cómodo. La creatividad y la exquisitez del chef no solo se visualiza en sus platos, sino también en la manera en cómo pretende acercar la cocina al público. Para ello, Atelier Beige resulta un espacio innovador con un servicio totalmente personalizado.