Compartir

Durante la crisis del coronavirus, las aplicaciones para videollamadas y reuniones online como Zoom son el escaparate principal de los trabajadores de una empresa y personas que se presentan a una entrevista de trabajo. En este sentido, tener dientes dañados o descoloridos puede mermar su confianza o autoestima, especialmente en esta época en la que la imagen personal es tan importante y a través de la cual los demás obtienen una primera impresión de nosotros.

¿Qué son las carillas dentales?

Las carillas dentales son capas delgadas, hechas a medida, que se adhieren a la superficie frontal de los dientes. Se consideran un tratamiento cosmético e imitan la apariencia de los dientes naturales mientras mejoran su color, forma, tamaño o longitud. 

Si quieres lucir una sonrisa perfecta, lo principal es contactar con una clínica especialista en este tipo de tratamientos que lleven a cabo profesionales con años de experiencia. Sayda Gómez es especialista en carillas dentales y lleva 10 años trabajando en el sector, es experta en rehabilitar sonrisas con carillas de diferentes materiales como la porcelana, el composite, sin tallado, etc. a través de un proceso sencillo, minucioso y poco agresivo.

Colores y matices de carillas

La mayoría de los pacientes optan por las carillas para mejorar su apariencia, pero también tienen funciones restauradoras y protegen la superficie del diente de daños. Son una excelente opción para los pacientes que tienen espacios en los dientes, astillas o manchas.

El procedimiento es relativamente rápido y mínimamente invasivo. Dependiendo del color de tu diente y el resultado deseado, las carillas están disponibles en muchos tonos diferentes.

Tipos de carillas

Hay diferentes tipos de carillas dentales en función del material y la preparación que necesite el diente:

Carillas de porcelana

La porcelana es el material más utilizado para las carillas. Son del color de los dientes, versátiles, completamente personalizadas y duran de 10 a 15 años. Este tipo de carillas dentales están hechas de materiales cerámicos y resisten mejor las manchas que las carillas de composite.

Cuando aparecieron las carillas de porcelana, su principal ventaja era la naturaleza conservadora y mínimamente invasiva del procedimiento. Esto se debe a que se necesita una preparación mínima para obtener buenos resultados. Este no es el caso de los procedimientos de restauración completos, como las coronas dentales, por lo que las carillas son una de las opciones más populares para recuperar la sonrisa.

Antes del procedimiento de revestimiento de porcelana, el especialista corrige el color y da forma a la estructura dental. Luego reemplaza el diente natural con un material adhesivo y una carilla de porcelana. En el caso de que el diente tenga decoloraciones muy oscuras, el paciente puede optar por carillas de porcelana opacas.

Carillas de composite

Las carillas de composite son una alternativa cosmética a las carillas de porcelana. Están hechas del mismo material que se utiliza para los empastes de caries y suelen ser un poco más baratas

Por lo general, se fabrican rápidamente, lo que significa que son una opción para un tratamiento inmediato.  Al igual que las carillas de porcelana, los composites requieren un remodelado de los dientes antes de su colocación y se pueden poner directamente sobre el esmalte sin tener que tratar el diente en la mayoría de los casos. Por lo general, duran de 5 a 7 años, en comparación con los 15 que puede durar las de porcelana.

Según la preparación del diente

Ya sea de porcelana o composite para colocar una carilla a veces es necesario, preparar, tallar o desgastar la superficie del diente. En la mayoría de los casos es necesario preparar el diente, pero otras veces no es imprescindible tratarlo. En la actualidad, gracias a las innovaciones de porcelana, se pueden crear carillas de hasta 0,3 mm de espesor, por lo que el tratamiento de la pieza dental antes de la colocación no es estrictamente necesario

Beneficios de las carillas dentales

Son muchos los beneficios que ofrecen las carillas dentales y, aunque no son recomendables en el 100% de los casos, suelen ser un tratamiento al que recurren muchos pacientes cuando el especialista da su visto bueno.

Poco invasivas

Las carillas se adhieren a la superficie frontal del diente. Son menos invasivas que otros tratamientos, como las coronas dentales, y mejoran la apariencia de un paciente al cambiar la forma y el color de los dientes.

Duraderas

Las carillas dentales son restauraciones duraderas, en comparación con el blanqueamiento dental que es un tratamiento temporal. Dado que los pacientes tienen diferentes dietas, estilos de vida y hábitos, como fumar, no hay forma de predecir cuánto durará el blanqueamiento. Por otro lado, una carilla dura entre 5 y 15 años, según el tipo de material que se utilice. Las carillas de porcelana, en particular, son bastantes resistentes a las manchas del café, el vino y el humo.

Rápidas

Cuando los pacientes tienen grandes espacios entre los dientes o hacinamiento, las carillas resuelven estos problemas en pocas visitas a la clínica, al contrario que un tratamiento de ortodoncia, que requiere un tiempo mínimo de 18 meses para que los cambios se puedan apreciar a simple vista.