Compartir

Si se desea hacer el cambio de año limpio de energías es necesario contar con la ayuda de una vidente

Con el fin de este año son muchas las personas que comienzan a preguntarse qué les deparará el año entrante, qué decisiones deberán tomar para que todo vaya bien y cuáles deberán descartar.

Ante tales interrogantes comienzan a buscar vías para la resolución y métodos para mejorar el tiempo venidero. Para ello acuden a videntes buenas en Madrid quienes los ayudarán y guiarán en la entrada del nuevo año.

La videncia es una habilidad psíquica que puede tener una persona justo desde el momento de su nacimiento (no todos podemos ser videntes). Son personas muy vulnerables a todo, pues poseen una sensibilidad especial para detectar las emociones y las cosas de los demás. El uso de la videncia o la clarividencia puede ayudar a entender los hechos del pasado, del presente y contribuir a una mayor orientación de aquello que puede ocurrir en el futuro, con respecto a uno mismo o a otra persona.

La videncia es un tema muy serio y no se debe jugar con ella. Hay que elegir una que se acomode a las necesidades y a las características individuales de cada uno. De hecho, en la actualidad, se pueden encontrar videntes muy buenas por teléfono que ofrecen sus servicios a todo aquel que lo necesite. Gracias a estas nuevas eras digitales cada vez son más las personas que recurren a este medio.

Ventajas de la videncia telefónica

La videncia telefónica cuenta con una serie de ventajas sobre los demás modelos de consulta, y a continuación se analizarán cuales son:

Consultas más económicas

Hacer consultas presenciales suele ser más caro, pues habría que sumarle el coste del desplazamiento y del tiempo invertido en el viaje. Por este motivo cada vez más personas eligen esta vía, pues le permite realizar más sesiones por el costo y el tiempo de una.

Mayor privacidad para los usuarios

Hay personas que desean consultar sus problemas pero no quieren que nadie descubra sus actividades, llegando a cohibirse y a no asistir a las citas en persona. Por el contrario, con el sistema telefónico nadie sabe a dónde se llama ni nadie ve a otra persona entrando en la consulta.

Por este aspecto es tan valorado la vía telefónica, pues los clientes pueden consultar sus dudas desde el anonimato, con toda la tranquilidad y la confianza del mundo.

Seguridad y confianza

Como en todas las profesiones siempre hay personas que no cumplen las normas éticas. Con la videncia telefónica el usuario siempre puede comprobar antes de realizar una consulta los datos y las referencias del vidente a través de Internet. Allí se puede encontrar todo lo relacionado con ellos, pudiendo contactar con otros clientes las opiniones al respecto, convirtiendo esta acción en un acto mucho más seguro.

Una vez se cuenta con una o un vidente de confianza este podrá realizar la tarea de guiar a sus usuarios a través de los diferentes rituales para fin de año. La temática de estos rituales irán con relación a lo que los clientes quieran conseguir para el próximo año, o de cómo quieran empezarlo.

Rituales para fin de año

A continuación se describirán dos de los rituales más demandados por los saurios para realizarlos cuando finaliza el año y comienza el próximo:

Para recargar de buenas energía el ambiente

Este ritual debe ser realizado el primer viernes de enero del nuevo año (en este caso 2019), pues así será más efectivo. Es aconsejable que se realice en aquel lugar donde se desea que las energías positivas permanezcan. El primer paso a realizar es una limpieza general del ambiente, hay que deshacerse de todos los objetos que ya no se utilicen, ropa, adornos, etc. Se pueden regalar o donar a aquellos que más lo necesite. Una vez hecho esto favorecerá a que se generen nuevas energías y traerá beneficio por sí solo.

Después de la limpieza se debe rociar la estancia con agua bendita mientras se repite un mantra que el clarividente habrá elaborado para la persona, pues variará en función de las circunstancias de cada uno.

Para la renovación interior

Este ritual debe hacerse dentro de los primeros siete días del mes de enero. Es efectivo para expulsar o transmutar las energías negativas que se han ido acumulando dentro del cuerpo a lo largo del año. Este ritual actúa como purificador y transformador de energías negativas a energías positivas.

En primer lugar hay que escribir en una hoja de papel todas aquellas cosas negativas que ocurrieron o que se sintieron en el año anterior (en este caso 2018): fracasos, peleas, disgusto, penas, frustraciones o pérdidas.

Luego se debe encender una vela para quemar el papel como símbolo de la trasmutación, de la eliminación de todo lo malo pasado, dejando así espacio solo para lo bueno que está por venir.