Compartir

Los madrileños se caracterizan por ser muy fogosos en la cama, aunque siguen el ejemplo de muchos españoles que se resume en no prestar demasiada atención a la atmósfera presente en el habitáculo en el momento de fusionar ambos cuerpos en una relación de puro placer mutuo.

Según los sexólogos los encuentros íntimos se disfrutan muchísimo más en aquellos casos en los que un miembro de la pareja e incluso ambos se han tomado la molestia de realizar una serie de acciones para aclimatar la habitación, el salón o cualquier otra ubicación de la casa o de fuera del domicilio en la que se produzca la actividad de cama. Hacerlo de manera óptima no es en absoluto complicado si aplicas estos consejos tan sencillos, los cuales nos han sido proporcionados por especialistas del sector erótico.

La música es esencial

Primeramente hemos establecido contacto con profesionales de las Islas Baleares, concretamente con las chicas de Mallorca69 que están acostumbradas a mantener relaciones íntimas. Todas ellas han coincidido en afirmar que la música es fundamental para que la experiencia resulte si cabe más placentera.

Aunque el resultado depende directamente de los géneros elegidos. Por ejemplo, no es plato de buen gusto empezar el encuentro con un temazo de rock duro, mientras que el jazz puede amenizar a la perfección unos preliminares que paulatinamente irán aumentando la temperatura del lugar hasta que ambos estéis deseando pasar a mayores, momento en el que una música más cañera congeniará a la perfección.

Dichas especialistas han incidido en que el nivel de volumen también es importante. En las relaciones carnales es imprescindible que ambos se oigan a la perfección abarcando no solo palabras, sino también los jadeos y gemidos que tan morbosos son, llegando a ser imposible disfrutar de ellos si la música es reproducida con una potencia excesiva.

Incienso, muy útil en todos los sentidos

Según nos indican desde SanSebastian69 las relaciones íntimas despiertan considerablemente cada sentido del ser humano, desde el tacto hasta, por supuesto, el olfato. Los olores adquieren una suma trascendencia durante los actos sexuales, por lo que estas profesionales recomiendan fervientemente generar una atmósfera de lo más deliciosa por medio de inciensos.

Si por algo se caracterizan este tipo de resinas aromáticas es por existir infinidad de alternativas, por lo que sean cuales sean los gustos de la pareja podrán ser satisfechos por un olor en concreto: vainilla, cereza, flor de loto, jazmín, etcétera. El listado es interminable, y precisamente algunos de ellos son ideales para las relaciones íntimas.

Las profesionales del mencionado portal nos han sacado a colación varios inciensos que actúan a modo de afrodisíacos, desde el jazmín anteriormente citado hasta la canela y la lavanda.

Adiós a los móviles y a cualquier distracción posible

No hay nada más molesto que estar en plena faena en la cama y que de repente algo desconcentre a ambas personas con todo lo negativo que acarrea. Es por ello que las especialistas de Vigo Citas siempre proceden a silenciar sus respectivos móviles impidiendo así que una notificación e incluso una llamada no permita disfrutar de una velada placentera de principio a fin.

Todo aparato que pueda ser sinónimo de la más mínima distracción ha de ser convenientemente tratado, ejemplificándolo las alarmas que pueden resultar fatales. El nivel de erotismo máximo se consigue cuando ambos sujetos se centran única y exclusivamente en disfrutar de esa relación íntima, haciendo todo lo posible con el objetivo no solo de gozar uno mismo, sino también de lograr que el otro individuo alcance un momento de clímax inolvidable.

Preliminares, la clave para una atmósfera inmejorable

No solo los elementos externos entran en juego a la hora de dar forma a un clima de pura complicidad. Precisamente para que este último término salga a relucir es estrictamente necesario llevar a cabo los procedimientos conocidos bajo el nombre de preliminares.

En el caso de los varones, los masajes eróticos para hombres son una muy buena elección para dar comienzo a una acción cuyo nivel de fogosidad irá aumentando poco a poco. Para darlos bien no es necesario contar con experiencia previa, bastando con irle preguntando de vez en cuando al chico en cuestión si le gusta cada movimiento efectuado en determinadas zonas en concreto, incluyendo las más erógenas.

El mismo tipo de masaje también es muy recomendable al tratar con una fémina. Con cualquiera de las dos situaciones es esencial realizar acciones excitantes cada vez que, de manera inevitable, las miradas de ambos se crucen. Dos buenas ideas consisten en pasarse la lengua por los labios y morderse el inferior.
Gracias a ello no tardará en llegar el momento en el que la pareja deseará dejar a un lado los preliminares para dar pie al tan ansiado encuentro sexual que, fruto de la buena atmósfera generada, será altamente placentero para ambas partes.