Compartir

El temor a no tener suficiente dinero o la falta de tiempo son algunos de los factores que paralizan a muchos propietarios a la hora de hacer reformas en casa. Sin embargo, es posible hacer pequeños cambios que pueden conllevar importantes mejoras en la vivienda sin necesidad de rascarse mucho el bolsillo. 

Es muy importante dejarnos asesorar por una empresa de reformas en Madrid de calidad. Una empresa especializada en la ejecución de reformas integrales y decoración interior y que nos garantice la mejor relación calidad-precio. Solo de esta manera nos quedaremos lo suficientemente tranquilos y disfrutaremos de los mejores resultados en la reforma. 

La planificación previa

Antes de comenzar la reforma, se deben analizar las virtudes y defectos del hogar. Hay que prestar especial atención al aislamiento térmico y acústico, a los conductos de ventilación, la iluminación o el aspecto estético. Lo ideal sería hacer una lista de necesidades básicas o crear un proyecto de reforma que se ajuste a nuestro presupuesto. 

Precisamente, es indispensable solicitar un presupuesto a la empresa de reformas para así evitar futuros errores y contratiempos. 

Materiales económicos y que no requieren obras

En la actualidad, existen nuevos materiales que facilitan la remodelación de los espacios. Estos materiales pueden incluso evitar que se tengan que hacer grandes obras. Estamos hablando de los revestimientos de vinilo, la pintura antihumedad, los materiales de PVC, etc. 

Estos materiales no conllevan ningún tipo de escombros y apenas engordan el presupuesto de una reforma. La pintura, sin ir más lejos, es uno de los mejores materiales para darle un nuevo aspecto al hogar de forma económica y sencilla. Una pintura de calidad dotará a ciertos espacios de más luz, dando la sensación de amplitud. 

El estado de las tuberías

Uno de los inconvenientes que más preocupa en una casa es el estado de las tuberías. Si son antiguas (hierro o cobre), es necesario comprobar su funcionamiento y cómo fluye el agua. Probablemente, en este tipo de tuberías tengamos que acudir a la sustitución de las mismas para cumplir con la normativa actual. 

No obstante, es posible renovar el estado de las tuberías mediante soluciones que no requieren de su sustitución. Uno de los métodos más innovadores es aplicar una capa de resina especial que cubra el interior de la vieja tubería. De esta forma, se crea una segunda tubería a través de la cual circulará el agua libre de residuos metálicos. 

La reforma en la cocina

La cocina también se puede reformar con poco dinero. Las paredes pueden revestirse con vinilos brillante o mate. Las tiendas especializadas ofrecen una amplia gama de materiales de este tipo que, combinados con el estilo de los muebles, cambiarán por completo la estética de la cocina. 

También podemos optar por pintar los azulejos o aplicarles un papel resistente o un vinilo especial. Una solución mucho más económica y menos engorrosa que la de tener que reemplazar los azulejos. 

La reforma en el baño

Una de las reformas más comunes en la casa es la que se lleva a cabo en el baño. Sin necesidad de gastarnos mucho dinero, podemos darle un toque diferente aplicando en las paredes esmaltes sintéticos o vinilos resistentes a la humedad. Para el suelo, hay una amplia selección de pinturas y revestimientos que se colocan sobre las baldosas e imitan todo tipo de materiales. 

Si queremos agrandar el baño, lo mejor es reemplazar la bañera por un plato de ducha. A su vez, en lugar de tener muebles los podemos sustituir por estanterías. Por su parte, si los sanitarios no están rotos o en mal estado se pueden renovar cambiando los grifos o colocando una tapa más moderna en el WC. También tenemos la opción de darles una nueva apariencia con pintura especial para el baño. 

Las puertas y ventanas

Cambiar las puertas y ventanas es uno de los trabajos más caros en una reforma integral. La sustitución solo la debemos hacer si realmente se hallan en muy mal estado. Si no es así, lo mejor será aplicarles un lacado con rodillo. El color elegido debe ser el mismo que tengamos en las paredes o el blanco. 

Las ventanas se verán como nuevas si lijamos y pintamos los marcos. También podemos colocar nuevas cortinas que, además de cambiar la apariencia de la habitación, servirán como aislantes para evitar un exceso de frío o de calor. 

La sala de estar

Por último, la sala de estar es la zona en la que pasamos la mayor parte del tiempo en casa. Si la vivienda solo tiene una sala de este tipo, se pueden separar espacios colocando un panel móvil, una cortina rígida o una puerta corredera para crear un efecto de pared que separe espacios. 

Los textiles juegan un papel fundamental a la hora de cambiar el estilo de una sala de estar. Las cortinas nuevas, el tapizado de las sillas y sillones o los cojines del sofá son piezas claves para darle un toque totalmente diferente a la estancia. También podemos pintar las paredes o poner papeles decorativos. 

En definitiva, son numerosas las opciones que podemos llevar a cabo para que nuestra reforma integral de la vivienda no se dispare de precio. Lo mejor en estos casos es contratar los servicios de una empresa de calidad y con experiencia que nos garantice el mejor trabajo.