Compartir

El negocio de la venta online llegó para revolucionarlo todo, desde poder encontrar mejores ofertas de productos o servicios hasta poder adquirir cualquier tipo de cosas que antes eran complicadas.

Debido al empaque que ahora tiene el negocio online, siendo raro que alguien no compre nada con este sistema, es muy importante ser conscientes de diversos factores como la seguridad o los sistemas de pago que podemos utilizar.

Seguridad en nuestras compras online

Cuando realizamos compras por internet por primera vez en determinadas página pueden asaltarnos dudas, por ello sería bueno revisar esta pequeña lista de consejos antes de realizar una compra online.

Lo primero es tener 100% seguro el dispositivo con el que realicemos las compras, tener hechas todas las actualizaciones, un buen antivirus y, especialmente, no utilizar bajo ningún concepto un wifi público o conexión abierta.

También deberemos verificar que el sitio en el que estamos comprando es seguro y que nuestra información está protegida. Basta con observar cuando tecleamos la url y ver el color del candado que aparece al inicio de la dirección, puede ser rojo, amarillo o verde, si está en verde es que es una web fiable.

Otra manera de saber si es una página segura es ver si tiene un sello de garantía de comercio electrónico seguro, así como revisar si es un vendedor fiable por los comentarios y críticas de otros usuarios.

Si los precios de dicha web son muy bajos, debemos sospechar, podría ser que no tenga el IVA incluido o que el producto no sea original.

Por último, pero no por ello menos importante, debemos prestar atención a la hora de pagar, lo más habitual es hacer uso de tu tarjeta de crédito o débito pero algunas webs de comercio electrónico ofrecen otras fórmulas de pago.

Métodos de pago para nuestras compras online

Uno de los métodos que hace más años que existe es el pago contra reembolso, que ya se había utilizado para las compras a distancia a través del teléfono o por catálogo, que en la actualidad ya hay muchas webs que no permiten. Con este sistema el comprador realiza el pedido a través de Internet y, una vez tramitado y realizado el envío, el comprador abona el importe de su compra en el momento que recibe el pedido en su domicilio, realizando el pago a la persona de la mensajería que le lleva el paquete.

El método de transferencia bancaria también es muy común y hace muchos años que existe, incluso antes de la venta online, consistente en que, tras realizar nuestro pedido, efectuamos una transferencia o ingreso en la cuenta bancaria que nos facilita la tienda online. Una vez verificada esa transferencia o ingreso por parte del comercio, procederán a tramitar y enviar el pedido. Este tipo de sistema de pago, no obstante, puede ralentizar la entrega de nuestro producto.

La domiciliación bancaria es un sistema muy similar al de las transferencias, simplemente que esta modalidad es la que se utiliza para compras con una  periodicidad determinada. Esta modalidad es muy útil, por ejemplo, en el pago de facturas de consumos, tales como el agua, la luz o el teléfono móvil.

El TPV virtual (Terminal de Punto de Venta virtual) es un servicio de comercio electrónico que ofrecen la mayoría de entidades bancarias y que utilizan la mayoría de los comercios online a través de un contrato. En el momento de la tramitación del pedido por Internet, el comprador accede a la pasarela de pago de un determinado banco en la que puede abonar su compra a través de su tarjeta de crédito o débito. Es el método más común en todos los comercios online y el más utilizado por los usuarios.

Por último y como más novedoso figura el sistema de pago a través de monedas virtuales que actúan como criptodivisas, basando su funcionamiento en un método de pago y relación de cuentas sustentado en un sistema de red P2P, con los propios usuarios encargados de mantener el sistema, sin gestión por parte de entidades externas. De momento, muy pocos negocios online permiten esta modalidad.

Estas son las principales formas de pago por Internet y algunas de las medidas de seguridad más básicas que deberemos tomar para poder disfrutar de la compra online sin temor o falta de conocimiento.