Compartir
La mesita de noche es lo primero que vemos al despertar cada mañana. En ella solemos dejar nuestro móvil o despertador con la alarma conectada para levantarnos e ir al trabajo. Si su peor momento del día es cuando suena la terrible alarma del móvil o despertador, “No lo coloque en la mesilla”. Repose un vaso de agua con el que hidratarse durante la noche sin tener que salir de la cama, esto y algunas cosas más son las que hace que su elección y decoración sea tan importante. Sin embargo, con estos consejos que le ofrecemos, le resultará mucho más fácil elegir la ideal para su dormitorio.

La importancia del tamaño

Hay mesillas de noche estrechas y anchas. Sin embargo, esto no es lo realmente importante a la hora de elegir una concreta. Debe fijarse más en la altura ya que debe quedar a la misma altura que el colchón o, como mucho, un poco más baja, pero nunca más arriba. Así que mide bien su cama antes de comprar una, por mucho que te guste.

Funcionalidad ante todo

No debes olvidar que estos muebles, más allá ofrecer un buen acabado estético y que transmita armonía con el resto de la decoración, deben ser funcionales. Por ello, aunque compre una mesilla pequeña, asegurase de que posee, al menos, un cajón y alguna balda o puerta. Así podrá esconder todos aquellos objetos pequeños y medianos que no quiere que queden a la vista normalmente y podrá aliviar espacio de sus armarios, cómodas y demás muebles de la habitación.

De prioridad al estilo

Hoy en día, el mercado nos permite elegir una mesilla de noche de diseño, vintage, clásicas… Las opciones son infinitas. En este sentido, puedes apostar por usarlas para dar armonía a la decoración o, en su defecto, para romper con ella y poner el foco de atención sobre estas piezas de mobiliario.

Preste atención a los materiales

Sin importar el estilo, probablemente quiera que su mesita de noche posea una apariencia natural. Para ello, nada mejor que optar por mesillas de madera, en caso de contar con un dormitorio de estilo clásico. En cambio, las mesitas de noche blancas y, sobre todo, las flotantes carentes de patas y fijadas a la pared o cabecero son mucho más adecuadas por su carácter minimalista y la comodidad que brindan a la hora de la limpieza.

Cuidado a la hora de elegir los accesorios

La decoración de las mesillas de noche debe estar basada en un elemento horizontal, otro vertical y un último escultórico. Estos pueden ser, respectivamente, una bandeja, una lámpara y un florero. En cualquier caso, siempre debemos elegir formas redondeadas y/o rectas y no combinar nunca más de tres colores diferentes para preservar la coherencia del conjunto. Tampoco está de más incluir un elemento en el que dejar nuestros accesorios (pendientes, pulseras, anillos…) antes de meternos en la cama. La lámpara tampoco debe exceder nunca el punto más alto del cabecero. Esto es algo a lo que has prestar especial atención, sobre todo, si has comprado mesillas de noche altas.

Es su dormitorio, así que dele un toque personalizado

Fotografías, regalos valiosos de sus hijos o recuerdos familiares en general. Estos serán los elementos que harán que, cuando suene el despertador, nos levantemos con una sonrisa en la cara.
En definitiva, Hay muchos beneficios en las piezas bellas y armónicas que con toda seguridad nos hacen más felices.