Inicio Magazine Consejos a tener en cuenta al prepararnos para unas oposiciones

Consejos a tener en cuenta al prepararnos para unas oposiciones

11
0
Compartir

A la hora de prepararnos para presentarnos a unas oposiciones, sean del tipo que sean, está claro que nos enfrentamos a un reto de importancia considerable.

Desde siempre, aprobar unas oposiciones ha sido algo complicado, que ha requerido de horas de estudio y esfuerzo para poder llegar a la nota exigida. Sin embargo, en los últimos años hemos podido ver cómo cada convocatoria es más complicada que la anterior, ya que cada vez hay más competencia y la situación es más complicada.

En este caso, queremos centrarnos en unas de las más comunes de nuestro país, que año tras año atraen a todo tipo de personas y los llevan a estudiar y trabajar sin descanso. Estamos hablando de las oposiciones de justicia.

A día de hoy, todavía son muchas las personas que no saben cómo afrontar este reto, que se ven desbordadas con su amplitud y que tienen dudas de cómo prepararse para unas oposiciones de justicia. Este problema resulta lógico cuando en ningún centro nos han preparado y mentalizado para este tipo de pruebas, y en ocasiones nos vemos incapaces de llegar a lo que se requiere.
Por esta razón, hoy os traemos algunas claves y consejos para estudiar oposiciones de justicia.

En primer lugar, queremos destacar la importancia que tiene el contar con un buen centro de formación, por ejemplo, al presentarnos a las oposiciones de Justicia 2020. Este centro debe ser capaz de brindar los servicios necesarios para la preparación de este tipo de pruebas. En este caso, podemos contar con el trabajo de Jurispericia, una academia de Oposiciones de Justicia que pone a disposición de sus usuarios todo tipo de materiales y profesionales docentes preparados para este tipo de tareas.

En relación a estos materiales preparatorios, es de vital importancia que el temario que lo compone esté actualizado y sea vigente a día de hoy, ya que año tras año suceden cambios que pueden suponer una alteración considerable a la hora de estudiar este tipo de materias.

Por ejemplo, vemos cómo en Jurisprudencia entienden realmente la relevancia de este asunto, por eso se aseguran de contar con una buena documentación que garantice la correcta preparación de sus alumnos. Además, desarrollan sus propios textos específicos que incluyen temario más completo y especializado, en ámbitos que a lo mejor en otros casos no tienen tanto protagonismo.

Ahora bien, es importante ser conscientes de lo que podemos hacer cada uno, y de las acciones y consejos individuales que tenemos que seguir para ser más productos y prepararnos mejor.

En primer lugar, es de vital importancia planificarnos previamente el estudio. Para planificarnos de manera óptima y aprovechar lo máximo posible el tiempo que dediquemos al estudio, debemos tener claras una serie de cosas que nos permitirán ser mucho más eficientes. Por ejemplo, debemos establecer a qué oposición nos vamos a presentar, cuál es su temario, de cuánto tiempo disponemos, de cuántas horas para estudiar tenemos cada día, los imprevistos que pueden surgir, etc.

Podríamos decir que la clave está en no improvisar, y tener pensado cuál va a ser el rumbo y el ritmo que vamos a llevar a cabo.

Por otra parte, muchas personas que se han presentado ante estas situaciones coinciden en la importancia de preparar el cuerpo y la mente para el reto que se dispone ante nosotros.

Esto significa que debemos cuidar nuestra alimentación, tener las vitaminas suficientes, descansar como es debido, relajarnos cuando lo necesitemos…

Para rendir bien, debemos sentirnos bien, y que nuestro cuerpo y nuestra mente se encuentren en un estado agradable y productivo, si no será imposible avanzar.

También es importante contar con una zona de estudio reservada y bien definida. Muchos estudios han demostrado cómo estudiar en el mismo lugar en el que comemos o tenemos actividades de ocio nos hace más difícil concentrarnos, y a la misma vez nos dificulta “desconectar” cuando estamos en nuestro tiempo de descanso.

Además, debemos cerciorarnos de que dicha zona de estudio esté correctamente ventilada, sin ruidos, con entrada de luz natural, y con una buena temperatura que no nos haga desconcentrarnos ni nada por el estilo.

Por último, queremos mencionar algunas de las prácticas que suelen llevar a cabo los opositores más experimentados, y que han probado, en su experiencia, ser muy efectivos.

Por ejemplo, un hecho que puede sonar tan simple como subrayar, algo a lo que muchas personas no están acostumbradas, resulta muy útil cuando queremos hacer que la información sea mucho más visual y que a la hora de repasar ahorremos tiempo. Lógicamente, debemos subrayar de manera lógica, que todo cobre un sentido, y que nos permita ser más efectivos.

De la misma manera, resulta extremadamente útil el hacernos esquemas propios. Gracias a esta práctica, podemos esclarecer las ideas principales y secundarias, clasificarlas según nuestro propio criterio, memorizar, etc. Muchas personas experimentadas en este tipo de pruebas recomiendan estas prácticas, ya que una vez asimiladas, resultan muy eficaces.

Estos son solo algunos de los consejos que se pueden seguir al presentarse a unas oposiciones, en este caso, de justicia. Desde aquí queremos recomendar a todas aquellas personas que estén interesadas, que se informen por su cuenta y traten de encontrar los métodos que mejor les sirvan en su propio caso.